/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

Bush advierte que fracaso en Iraq tendría graves consecuencias

También propuso reducir en 20% el consumo de la gasolina

Publicado: 24 de enero, 2007 > Discurso del presidente Bush sobre el Estado de la Unión  

[White House photo]
El presidente George W. Bush prepara el discurso anual sobre el Estado de la Unión, que por primera en su presidencia pronunció el 23 de enero ante un Congreso controlado por el Partido Demócrata.
Washington – Estados Unidos todavía tiene tiempo para ayudar a influir en el resultado del conflicto en Iraq, dijo el presidente Bush, agregando que permitir a los extremistas tomar control de ese país sería equivalente a ignorar las lecciones que dejaron los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York y Washington.

En su discurso anual sobre el Estado de la Unión, ante el Congreso de Estados Unidos, en Washington el 23 de enero, Bush afirmó que las consecuencias del fracaso en Iraq serían graves y de gran alcance.

El presidente afirmó que no sacamos a Al-Qaeda de su refugio en Afganistán sólo para dejar que se oculten en un Iraq libre”, aseveró. “De permitir que ello ocurra sería ignorar las lecciones del 11 de septiembre y provocar tragedia”.

El presidente comunicó que Estados Unidos se encuentra involucrado en “un combate generacional” contra el terrorismo y que otros en el mundo esperan ver si ello ayuda a los moderados y reformadores a forjar sociedades libres. “A la gente libre no le atrae las ideologías malignas y violentas – y la mayoría escogería un mejor camino si se les dé la oportunidad”, anotó.

Urgió a los legisladores a respaldar su nueva estrategia para apoyar al gobierno democráticamente electo de Iraq. (Ver artículo relacionado.)

“Esta no es la lucha por la que entramos a Iraq, pero es la lucha en la que estamos. Cada uno de nosotros desea que esta guerra estuviera terminada y ganada. Pero no sería digno de nosotros dejar nuestras promesas sin cumplir, a nuestros amigos abandonados y nuestra seguridad propia en riesgo”, agregó.

El presidente Bush recordó al Congreso que Estados Unidos no se halla solo en la lucha contra el extremismo. Colaborando con las Naciones Unidas y la OTAN y países asociados en el Oriente Medio y alrededor del mundo, dijo que hay cooperación internacional para lograr la paz entre Israel y Palestina, lograr una península de Corea libre de armas nucleares y enfrentar amenazas tales como los esfuerzos de Irán de adquirir armas nucleares y la resurgencia de las fuerzas del Talibán en Afganistán.

POLÍTICA ENERGÉTICA

En lo que respecta a la energía, Bush propuso reducir en 20% en los próximos 10 años el consumo de gasolina, reemplazando el combustible actual con combustibles alternativos tales como etanol de maíz y aumentando la eficiencia en los automóviles, camiones ligeros y vehículos utilitarios deportivos (SUV).

Pidió una norma obligatoria de combustibles que requiera la producción de 133.000 millones de litros de combustibles renovables y alternos y normas renovadas para la conservación de combustibles para que los automóviles conserven hasta 32.300 millones de litros de gasolina para el 2017.

El presidente aseveró que Estados Unidos se encuentra al borde de lograr avances tecnológicos energéticos que “nos ayudarán a ser mejores administradores del medio ambiente y que nos ayudarán a enfrentar el importante reto de los cambios climáticos mundiales”.

INICIATIVAS MUNDIALES PARA LA SALUD

Bush también se refirió a los esfuerzos de Estados Unidos para combatir el VIH/SIDA con el El Plan de Emergencia del Presidente para el Alivio del SIDA (PEPFAR). El programa, valorado en 15.000 millones de dólares, proporciona ayuda para el tratamiento de dos millones de personas en el curso de cinco años, especialmente enfocado en países en África y Asia.

Además, pidió apoyo continuo para la Iniciativa del Presidente Contra la Malaria (PMI), un programa a cinco años, de 1,200 millones de dólares, junto con el sector privado para reducir la tasa de mortandad causada por la malaria, al 50 por ciento en 15 de los países africanos que más victimas tienen.

Bush agregó que a quién mucho se da, mucho necesita. Escuchamos el pedido de enfrentar los retos del hambre, pobreza y enfermedad y eso es precisamente lo que Estados Unidos hace.

El presidente también reiteró su pedido para aplicar una amplia reforma inmigratoria, incluyendo la creación de un programa temporal de trabajadores para algunos de los no residentes que ya se encuentran en el país.

“Necesitamos mantener la gran tradición del crisol de razas que da la bienvenida y asimila a los recién llegados. Y necesitamos resolver la situación de los inmigrantes ilegales que se encuentran en el país, sin animosidad y sin amnistía”, dijo.

El discurso del presidente marcó la primera vez que se dirige a un Congreso controlado por el Partido Demócrata. Al felicitar a los Demócratas, Bush pidió cooperación bipartita, aseverando que “podemos colaborar a pesar de nuestras diferencias y lograr grandes resultados para el pueblo estadounidense”.

Stephen Kaufman
Redactor del Servicio Noticioso desde Washington

 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial