/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

Superficie para cultivos biotecnológicos aumenta sesenta veces dice informe

Investigadores anticipan más cultivos biotecnológicos para combustible

Publicado: 23 de enero, 2007

Washington – Desde la primera comercialización de los cultivos derivados de la biotecnología, en 1996, la superficie total dedicada al cultivo de estas plantas se ha multiplicado por sesenta y alcanza ahora los 102 millones de hectáreas, según datos que ha dado a conocer un destacado instituto internacional de agricultura.

La tasa de adopción de cultivos biotecnológicos en todo el mundo supera cualquier otra adopción de tecnología de cultivo, reveló el Servicio Internacional de Adquisición de Aplicaciones de la Agrobiotecnología (ISAAA), en un informe difundido el 18 de enero.

Existe un “optimismo cauteloso” de que la tasa de crecimiento entre 2007 y 2015 superará la que se registró durante la primera década de la biotecnología,

a medida que se siembran más cultivos para producción de biocombustible, indica el ISAAA en su informe Situación de los cultivos biotecnológicos / transgénicos en el mundo, 2006.

“Estamos en un momento emocionante de la adopción de la biotecnología”, dijo Clive James, presidente y fundador del ISAAA, en un comunicado de prensa que acompañaba al informe.

La superficie total dedicada al cultivo de transgénicos siguió aumentando por décimo año consecutivo, y en 2006 aumentó un 13 por ciento. El informe prevé que para 2015 se habrán plantado cultivos biotecnológicos, también denominados cultivos transgénicos, en casi 200 millones de hectáreas.

Los países en desarrollo representan el 40 por ciento de la superficie de cultivo mundial. El número de agricultores en el mundo que siembran cultivos biotecnológicos aumentó en casi dos millones entre 2005 y 2006, a 10,3 millones, dijo el ISAAA.

Más del 90 por ciento de estos agricultores son pobres con parcelas pequeñas en países en desarrollo, lo cual significa que están “permitiendo que la biotecnología contribuya humildemente a aliviar su pobreza”, declaró James.

“El informe demuestra claramente que más agricultores siembran cultivos biotecnológicos en más terrenos y en más países que en cualquier otro momento de la historia. Tras diez años de crecimiento constante queda demostrado que los agricultores se benefician de la tecnología, no sólo en Estados Unidos, sino en muchos países del mundo”, dijo Chris Moore, secretario de Estado adjunto para programas y política comerciales.

“Es particularmente alentador ver que el crecimiento más fuerte se ha dado entre minifundistas en países en desarrollo que aprovechan los beneficios de esta tecnología: la promesa de ingresos más elevados, la reducción de la pobreza y la mejora de la seguridad alimentaria”, afirmó Moore.

Agricultores en 22 países de todos los continentes plantan actualmente cultivos biotecnológicos. La mitad de esos países son países en desarrollo y la otra mitad son países industrializados. En 2006, Eslovaquia se convirtió en el país que más reciente adopta cultivos biotecnológicos, y el sexto de la Unión Europea.

Otros 29 países han autorizado la importación de cultivos biotecnológicos destinados a alimentos o forraje, dice el informe.

Puntos sobresalientes del informe:

-- En 2006 el valor mundial del mercado de la producción de cultivos biotecnológicos fue de 6.150 millones de dólares, lo cual equivale al 16 por ciento del mercado total de cultivos ese año.

-- La semilla de soja siguió siendo el principal cultivo biotecnológico, seguido del maíz, el algodón y la colza.

-- La tolerancia de estos cultivos a los herbicidas, así como de la alfalfa, siguieron siendo los rasgos transgénicos más populares. La alfalfa, primer cultivo biotecnológico perenne, se comercializó por primera vez en Estados Unidos en 2006.

-- La resistencia a los insectos es el segundo rasgo biotecnológico en popularidad, seguido de los productos “combinados”, es decir, los que combinan ambos rasgos. Los productos combinados fueron el grupo de rasgos de mayor crecimiento entre 2005 y 2006.

-- Estados Unidos es el principal cultivador de cultivos biotecnológicos, seguido de Argentina, Brasil, Canadá, India y China.

-- Estados Unidos experimentó también en 2006 el mayor aumento de superficie dedicada a los cultivos biotecnológicos, con 4,8 millones de hectáreas, seguido de la India con 2,5 millones de hectáreas, Brasil con 2,1 millones, y Argentina y Sudáfrica con superficies de 0,9 millones de hectáreas respectivamente. En la India, la superficie dedicada al cultivo biotecnológico fue casi tres veces mayor que en 2005.

-- Sudáfrica encabezaba la lista de países africanos y casi triplicó la superficie dedicada al cultivo biotecnológico, sobre todo de maíz. España sigue a la cabeza de Europa.

Según el informe, el crecimiento constante de la comercialización de los cultivos biotecnológicos ofrece oportunidades importantes en todo el mundo.

El arroz biotecnológico que resiste a los insectos y produce, por tanto, cosechas más grandes, podría tener un “impacto pronunciado” en la reducción de la pobreza; los cultivos resistentes a la sequía podrían dar paso a más oportunidades de producción en climas más secos, y el arroz dorado que contiene vitamina A podría mejorar la nutrición de manera considerable.

El informe explica que la menor necesidad que tienen los cultivos biotecnológicos de plaguicidas equivale a una reducción del 15 por ciento del impacto ambiental negativo que ha tenido la producción agrícola en la última década, según se mide el coeficiente de impacto ambiental. El coeficiente consiste en un valor que mide la contaminación en función de distintos factores relacionados con los ingredientes de los plaguicidas.

Los cultivos biotecnológicos encierran el potencial de contribuir a la reducción de los gases de efecto de invernadero, porque al aplicar menos plaguicidas se utiliza menos combustible fósil. Cuantos más cultivos se planten para la producción de etanol y biodiesel en sustitución de combustibles fósiles, más se podrá reducir la cantidad de bióxido de carbono que se emite a la atmósfera, sostiene el informe.

El ISAAA es una organización sin fines de lucro con sede en Filipinas y centros de investigación en Kenia y Estados Unidos.

Kathryn McConnell
Redactor del Servicio Noticioso desde Washington

 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial