/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

Miembros del Congreso cuestionan plan para Iraq, buscan alternativas

Comisión de Relaciones Exteriores del Senado aprueba resolución no vinculante

Publicado: 26 de enero, 2007

Washington – Líderes del Senado de ambos partidos políticos están elaborando resoluciones para expresar formalmente su preocupación sobre el plan del presidente Bush de aumentar la cantidad de tropas estadounidenses en Iraq.

Los senadores señalaron que no pretenden avergonzar ni socavar al presidente, pero que es su obligación, de conformidad con la Constitución de Estados Unidos, manifestar su opinión cuando están en desacuerdo con las políticas presidenciales. Sin embargo, algunos legisladores advirtieron que un gobierno dividido podría perjudicar la política exterior de Estados Unidos.

En su discurso sobre el Estado de la Unión pronunciado el 23 de enero, el presidente Bush advirtió de que “el fracaso en Iraq tendría consecuencias graves y de gran alcance”. (Véase artículo relacionado.)

El presidente, que también es el comandante en jefe de las fuerzas armadas de Estados Unidos, está enviando 21.500 tropas adicionales a Iraq, donde actualmente están desplegadas 137.000 tropas estadounidenses. El objetivo de este plan de “incremento” es colocar más tropas estadounidenses en Bagdad y en la provincia de al-Anbar con el objeto de respaldar el esfuerzo reforzado iraquí y disminuir el nivel de violencia en vecindarios difíciles.

Inmediatamente después del discurso del presidente, al Partido Demócrata se le concedió una respuesta transmitida por televisión, que fue pronunciada por el senador James Webb de Virginia, elegido en fechas recientes y veterano de la guerra de Vietnam y ex funcionario del Pentágono, cuyo hijo es un soldado de infantería de marina que se encuentra en Iraq.

Webb dijo que “este país ha soportado pacientemente durante casi cuatro años una guerra mal gestionada”. Invocó el legado de los presidentes Theodore Roosevelt y Dwight Eisenhower por el papel histórico que desempeñaron: Roosevelt como reformador social y Eisenhower como estadista.

“Esta noche le pedimos al presidente que tome medidas parecidas en ambos aspectos”, declaró Webb. “Si lo hace, nos uniremos a él; si no lo hace, le enseñaremos el camino”.

El 24 de enero la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado aprobó por 12 votos a favor y 9 en contra una resolución no vinculante que expresa su desacuerdo con el envío de tropas adicionales a Iraq, aunque no impide su desplazamiento. De conformidad con la Constitución de Estados Unidos, las leyes que aprueba el Congreso han de ser firmadas por el presidente o tener la aprobación de una mayoría de dos tercios de ambas cámaras del Congreso. Una resolución no vinculante no tiene fuerza de ley, pero envía un firme mensaje en nombre de los legisladores.

El proyecto de resolución sostiene que “no sirve los intereses nacionales de Estados Unidos intensificar su participación militar en Iraq, en particular aumentando su presencia militar” en ese país. Para que se pueda aprobar, la resolución tiene que someterse a votación en el pleno del Senado. La comisión rechazó un plan alternativo que limitaría el número de tropas estadounidenses en Iraq a sus niveles actuales.

“Nuestra resolución de disconformidad no es, repito, no es un intento de avergonzar al presidente”, señaló el presidente de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado Joseph Biden. “Es un intento de evitar que el presidente cometa un error importante con respecto a nuestra política en Iraq.”

El senador Richard Lugar, el republicano de más antigüedad de la comisión, indicó que comparte las inquietudes de Biden pero que no apoya el proyecto de resolución. “No creo que el plan del presidente Bush vaya a tener éxito”, dijo Lugar.

“No obstante, me opongo a esta resolución no vinculante debido a que es la herramienta equivocada para esta etapa del debate sobre Iraq”, añadió Lugar. Puesto que Bush ha dicho que no hará caso de la resolución y está ya en proceso de enviar las tropas adicionales, dijo Lugar que “no me queda claro cómo [la resolución] contribuirá a la mejora o modificación de nuestra política sobre Iraq”.

El senador republicano John Warner de Virginia está redactando una resolución alternativa que tampoco está de acuerdo con un incremento de tropas, pero que está destinada a conseguir más apoyo en el Senado.

Warner, durante una entrevista con la cadena de televisión PBS el 23 de enero, declaró que cuando Bush hizo público su plan para Iraq hace dos semanas, invitó a los miembros del Congreso a hacer recomendaciones.

“Nuestra resolución no es un documento polémico”, dijo Warner. “Decimos simplemente: señor presidente, no estamos de acuerdo con ese nivel que usted ha propuesto y le exhortamos a que considere todas las alternativas a fin de que quizás pueda enviar menos tropas”.

Warner hizo notar que el gobierno de Estados Unidos no es un sistema parlamentario al estilo europeo donde el partido o la coalición con mayoría legislativa determina quién es el primer ministro. El sistema estadounidense crea “poderes iguales de gobierno”, declaró Warner.

“Es nuestra obligación” cuestionar la política del presidente, aseguró Warner, describiendo la función constitucional del Congreso. “Somos una rama separada. Tenemos orgullo. Yo he apoyado al presidente durante todos estos años y [todas estas] decisiones. Pero creo que en muchos casos ha tenido la razón. Cuando no la ha tenido, he expresado mi opinión”.

La transcripción, en inglés, de la entrevista con la cadena de televisión PBS, se encuentra disponible en el sitio de Internet de Warner.

Para más información sobre el gobierno de Estados Unidos, véase El Congreso de Estados Unidos.

Vince Crawley
Redactor del Servicio Noticioso desde Washington

 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial