/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

Secretario de Seguridad Nacional de EE.UU. advierte sobre amenaza nuclear

Comunidad internacional debe tomar medidas, preservar libertades civiles

Publicado: 31 de enero, 2007

Homeland Security Secretary Michael ChertoffWashington – La comunidad internacional enfrenta actualmente una prueba a su voluntad de detener el terrorismo nuclear, dice el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Michael Chertoff.

“En cuanto un arma de destrucción masiva o bomba nuclear caiga en manos de un terrorista, no se puede volver a reinsertar el genio en la lámpara”, dijo Chertoff durante una mesa redonda que tuvo lugar el 26 de enero, en la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos (Suiza).

El terrorismo es un tema importante en el programa del foro de este año. Según una encuesta entre líderes del sector empresarial y político que asistieron al encuentro, el terrorismo constituye una de las principales amenazas a la seguridad mundial.

“Lo que enfrentamos en el siglo XXI es la capacidad, de incluso una sola persona, y desde luego un grupo, de aprovechar la tecnología en maneras que puedan causar el tipo de destrucción, con una magnitud destructiva impensable hace un siglo”, declaró Chertoff.

A medida que el potencial destructivo de un próximo atentado terrorista en gran escala aumenta con cada avance tecnológico, dijo Chertoff, también crece el peligro de no poder detectar a los terroristas antes de que asesten su golpe.

Por tanto, los gobiernos encaran el desafío de encontrar el equilibrio entre proporcionar seguridad, facilitar la libre circulación de productos y servicios y proteger las libertades civiles de sus ciudadanos.

Por ese motivo, explicó Chertoff, Estados Unidos aborda el antiterrorismo desde la perspectiva de la administración de riesgos. Puesto que sería virtualmente imposible prevenir todos los atentados concebibles, Estados Unidos orienta sus actividades a la identificación y prevención de las amenazas más grandes.

Los países tienen que estar dispuestos a apoyarse unos a otros y tomar medidas decisivas contra los regímenes hostiles y entidades ajenas al Estado que pretenden conseguir armas de destrucción masiva para perpetrar futuros atentados, dijo.

“A fin de cuentas, si quienes trafican en esta actividad no toman en serio nuestra voluntad de hacer cumplir las reglas, todos los trámites del mundo no marcarían la diferencia”, sostuvo Chertoff.

MESA REDONDA EXAMINA CAUSAS PRIMORDIALES DEL TERRORISMO

En la mesa redonda, Chertoff se sumó al primer ministro pakistaní Shaukut Aziz, al líder del Partido Conservador británico David Cameron y a la coordinadora de antiterrorismo de la Unión Europea Gijs de Vries, para examinar las causas primordiales del terrorismo y la mejor manera de afrontarlas.

Hacer frente al terrorismo implica emplear métodos, además de las operaciones de seguridad y las tecnologías avanzadas. Las privaciones como la pobreza y la falta de libertades políticas básicas y oportunidades económicas convierte a las personas en terroristas, afirmó Aziz.

La comunidad internacional tiene que hacer más para ayudar a aliviar la pobreza y debe duplicar sus esfuerzos diplomáticos para promover una paz viable entre israelíes y palestinos, un acuerdo en el Líbano y progreso en Iraq, todas causas que explotan los terroristas para racionalizar sus atentados, agregó.

El mundo tiene que rechazar las tentativas de los terroristas para justificar sus actos asesinos en nombre de la religión, sostuvieron estos expertos.

“El terrorismo no es amigo de nadie. El terrorismo no está vinculado con ninguna confesión religiosa”, dijo Aziz al grupo. “Nos enfrentamos a un tipo de mentalidad”.

“Yo acepto que el Islam es una religión pacífica y que no aboga por este uso de la violencia”, dijo Chertoff.

El grupo coincidió también en que es esencial lograr un equilibrio prudente entre seguridad y libertades civiles.

“Tenemos que ser muy fuertes en la lucha contra el terrorismo, pero igual de fuertes en nuestra defensa de la libertad, la democracia y las cosas por las que de hecho estamos luchando”, dijo Cameron.

“Eso significa que no todo está permitido en la guerra contra el terrorismo”, dijo por su parte de Vries. “Emplear la detención sin juicio o la detención sin acusación y utilizar cárceles secretas, no debe ser algo aceptable”.

Chertoff, que antaño ejerció de fiscal y juez federal, estuvo de acuerdo, aunque agregó que, en la persecución de los terroristas, los gobiernos tienen que sopesar las posibles consecuencias catastróficas de un atentado terrorista exitoso. Dada la “complejidad del terrorismo mundial”, desbaratar el terrorismo puede implicar medidas distintas de las que normalmente se emplean en el procesamiento de delincuentes, como por ejemplo aumentar la recopilación de inteligencia.

“Vamos a tener que encontrar un enfoque sostenible al problema, que proteja las libertades fundamentales, pero que no considere cada medida de seguridad intrínsicamente como un problema de libertades civiles”, opinó Chertoff.

David McKeeby
Redactor del Servicio Noticioso desde Washington

 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial