/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

Jóvenes Embajadores de América del Sur visitan Estados Unidos

Exploran diversos aspectos de la sociedad y cultura

Publicado: 1 de febrero, 2007
Notas relacionadas:  > Programa Jóvenes Embajadores en Uruguay  
> Fueron nominados los 5 Jóvenes Embajadores uruguayos  
> Jóvenes Embajadores visitan la Casa Blanca  

[White House photo by Shealah Craighead]
Jóvenes Embajadores representando a Chile, Argentina, Uruguay y Paraguay posan para una foto con la Primera Dama Laura Bush durante la visita que realizaran a la Casa Blanca el viernes 26 de enero de 2007.
Washington – Cincuenta adolescentes procedentes de Argentina, Brasil, Chile, Uruguay y Paraguay se reunieron con la primera dama Laura Bush en la Casa Blanca, hablaron con dos jueces de la Suprema Corte y pasaron un día en una escuela secundaria local durante su visita del 24 al 27 de enero a Washington como participantes del Programa Jóvenes Embajadores 2007.

Cada año, estudiantes calificados de escuelas secundarias compiten por un lugar en el programa patrocinado por la embajada de Estados Unidos en Brasil, en cooperación con Socios de las Américas, el ministerio de Educación de Brasil, centros binacionales de Estados Unidos y Brasil y otras entidades. Originalmente dedicado para brasileños, el Programa de Jóvenes Embajadores se ha ampliado e incluye a estudiantes de países del Cono Sur.

El programa, iniciado en el 2002, ofrece a jóvenes la oportunidad de ampliar su conocimiento de la cultura de Estados Unidos y mejorar su conocimiento del idioma inglés, visitando Washington y viviendo unos nueve días con una familia anfitriona de Estados Unidos.

Los solicitantes deben asistir a escuelas públicas, demostrar sus logros académicos, estar involucrados en algún tipo de servicio comunitario y no haber viajado antes al extranjero.

[Foto: Janine Sides/State Dept.]
Los Jóvenes Embajadores ante el edificio de la Suprema Corte de Justicia en Washignton.

Los Jóvenes Embajadores posan para una foto con el magistrado Antonin Scalia en la Suprema Corte de Justicia.
Conocer Washington

Durante su estancia en Washington, los estudiantes visitaron Bullis School, una institución co educacional privada en Potomac, un suburbio de Maryland, donde se reunieron con adolescentes de Estados Unidos, durante un día completo de clases y tomaron parte en discusiones en la clase. También tomaron una clase de baile hip-hop e hicieron una práctica de patinaje en hielo.

También recorrieron la Casa Blanca, donde fueron recibidos por la primera dama Laura Bush. Luego visitaron la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos – donde una mitad del grupo conoció al magistrado Stephen Breyer y la otra mitad al magistrado Antonin Scalia – y el Departamento de Estado de Estados Unidos. El último día de su visita, los estudiantes recorrieron varios museos y puntos importantes.

Impresiones de Estados Unidos

Durante la mayor parte de su visita de dos semanas a Estados Unidos, los estudiantes viven con familias anfitrionas en diferentes ciudades y asisten a escuelas secundarias públicas. Cuando se reunieron en Washington, la mitad de los jóvenes embajadores habían completado la visita con sus familias anfitrionas.

“Disfruté cada momento de este viaje”, dijo Rebecca Mayara Cavalcanti de Carvalho, una brasileña de 18 años que visitó a una familia en Charlotte, Carolina del Norte. Su miedo inicial – que los estadounidenses fueran muy fríos – resultó no tener razón. “Me quedé con la familia Bernstein,” expresó. “Trataron de hacerme sentir como en mi casa. Mi mamá anfitriona trató de explicarme muchas cosas acerca de Carolina del Norte, se portó fantásticamente”.

La familia Bernstein invitó a Mayara a acompañarlos a su sinagoga. “Las oraciones eran en hebreo”, declaró. Al observar a la familia Bernstein desempeñar los rituales de la fe judía, “me hice más tolerante” con las diferentes prácticas, afirmó Mayara. “Creo que es muy importante ser respetuoso”.

Osvaldo Rojas Cardozo, de 17 años, de Paraguay, comentó sobre la cálida bienvenida que todos recibieron en Washington. Uno de los puntos más importantes para él fue la visita a la Escuela Bullis dado l animado diálogo entre estudiantes y maestros. “Es un estilo muy diferente de enseñanza al de Paraguay. En mi país, los maestros no interactúan tanto con los estudiantes”, dijo.

Tres otros paraguayos -- Maria Laura Zorrilla, Rossana Lopez y Daysi Garcia Carballo, todos de 17 años – también mencionaron la diferencia en los métodos de enseñanza de Estados Unidos y Paraguay. “Había mucha conversación entre los estudiantes y los maestros en la Bullis,” explicó Zorrilla. “En Paraguay hay mucho que memorizar y no hay muchos libros disponibles”. La Escuela Bullis “es muy grande y los estudiantes muy amigables” manifestó Lopez.

Los cuatro paraguayos se dirigen a Lawrence, Kansas, para su visita con las familias anfitrionas.

Objetivos como visitantes, y para después

Todos los estudiantes indicaron que esperan mantenerse en contacto con los otros Jóvenes Embajadores y sus nuevos amigos en Estados Unidos. Planean compartir sus historias acerca de sus viajes a Estados Unidos mientras siguen con sus actividades de voluntarios y de ayuda a la gente de bajas condiciones económicas. Todos planean asistir a la universidad y continuar en sus carreras después de graduarse.

Los estudiantes aseguran que la necesidad de participación cívica es una de las lecciones más importantes del programa de Jóvenes Embajadores. Señalaron al Servicio Noticioso desde Washington que el programa les ha motivado a buscar nuevas maneras de aportar a sus comunidades. Y sin excepción los estudiantes expresaron un deseo de disipar los estereotipos acerca de América Latina – y acerca de Estados Unidos.

“La gente no es muy diferente por dentro” dijo Cardozo. “La cultura y las costumbres son diferentes, más no la gente”.

Lauren Monsen
Redactora del Servicio Noticioso desde Washington

 

CARTAS DE JOVENES EMBAJADORES
Mauricio Ferrao, 16 años, del Liceo No. 5 de Salto, escribe desde Minnesota:

Hoy, martes 30 de enero empezó el día muy temprano. El despertador sonó a las 6:30 pero no me podía levantar a esa hora ya que era muy temprano, esperé un poco y luego me levanté. No tuve tiempo de tomar el desayuno (como de costumbre) y mi host mother nos llevó a la escuela a Aidean (mi host brother) y a mí. La escuela es muy linda y con mucha diversidad cultural, ya que está localizada en el centro de St. Paul. Las personas son simpáticas, afortunadamente hice nuevos amigos y “amigas” que dicho sea de paso son muy lindas. En la escuela los profesores son realmente muy buenos y me he dado cuenta que la forma de enseñanza acá es muy diferente a la de Uruguay, ya que acá la relación entre alumno y profesor es más informal.

Otra cosa muy buena acá es la posibilidad de elegir las materias a las cuales querés asistir y cuantas horas querés, de esta manera los jóvenes tienen más poder de decisión y se pueden ir armando su propio curriculum. Los recursos que tiene la escuela son impresionantes comparados con Uruguay, todos los salones tienen al menos 2 computadoras y demás cosas que los profesores puedan usar. Especialmente en química, los estudiantes tienen la posibilidad de hacer cualquier experimento en el laboratorio, ya que tiene todos los materiales que necesitan y no se deben preocupar por absolutamente nada. Por lo contrario en Uruguay no tenemos esa grandiosa oportunidad porque el laboratorio es muy pequeño y casi nunca tenemos los materiales que necesitamos.

En la tardecita fuimos al Mall of America, que es el más grande centro comercial en Estados Unidos y prácticamente en todo el mundo!. Allá nos encontramos con los otros jóvenes embajadores uruguayos y hablamos acerca de nuestras experiencias con la familia y en el liceo. Nos divertimos muchísimo en los juegos, como la montaña rusa, y además tuvimos la posibilidad de comprar cosas o sólo mirar precios. Hay cosas estupendas acá en Estados Unidos, cosas que en Uruguay no encontrás o no las encontrás al precio que están acá como los ipods, las computadoras portátiles y la ropa.

Este día estuvo muy bueno y me divertí muchísimo.

---

Los días pasan, y hoy ya es miércoles 31. Me desperté a las 8:15 y hoy sí desayuné, comí una cosa rara que no se bien que era con unas salsas que eran ricas. Luego Liz ( mi host mum) me llevó a la Universidad de Minnesota, que era el lugar donde nos teníamos que encontrar hoy. Llegué un poquito tarde y me encontré con los chicos y con Vero, que hacía tiempo que no la veíamos. Ahí nos contamos todo como la habíamos pasado y lo que habíamos comprado o pensabamos comprar. Estaba muy frío afuera, por esta razón comenzamos a jugar con la nieve, lanzándonos bolas de nieve y pasando un lindo rato.

Enseguida nos fuimos a hablar con un profesor de biología que nos comentó interesantes cosas acerca de los insectos y que además nos mostró muchos insectos raros, pequeños y hermosos, muchos de los cuales nunca habíamos visto. Después de eso nos fuimos al museo de arte, allí en la universidad donde pudimos ver obras de artes y objetos como vasijas y otras cosas pertenecientes a las diversas culturas. También visitamos el museo de Bob Dylan, que era muy interesante y en donde había materiales únicos como discos, fotos. Además pudimos escuchar canciones de él y ver algunos videos.

Luego, tuvimos la posibilidad de hablar con personas que están relacionadas con las admisiones y las becas para la Universidad de Minnesota, esa charla estuvo muy buena ya que pudimos responder muchas de las preguntas que teníamos acerca de la educación en Estados Unidos y cómo aplicar para las universidades (requisitos de ingreso, visa, etc.). Esta charla aumentó mis deseos de venir a estudiar acá en EEUU y de poder tener una mejor educación y forma de vida de la que tenemos en Uruguay, que de por sí es buena pero acá es simplemente increible! Un tiempo después una jóven que estudia en la Universidad nos llevó por diferentes lugares de ella, como la biblioteca, y nos contó qué se hacía en cada uno de ellos y cómo funcionaba todo. En ese momento quedé sorprendido de la cantidad de chicas lindas que hay en Minnesota, y de lo simpáticas que son. Esto aumentó mis ganas de venir a estudiar acá y de cantar la canción “pretty woman” a cada chica que pasara a mi lado, jeje.

En la noche, 4 de los 5 de los jóvenes embajadores de Uruguay fuimos a la casa de la host family de Renzo. Lamentablemente, Juan Pablo no pudo ir ya que su familia ya tenía planes para la noche. Los demás todos fuimos y comimos pizza y algunas galletitas. Luego nos fuimos al Gran Slam, que es un lugar aca en Minnesota donde hay muchos juegos como los autos chocadores, el mini golf, baseball, maquinitas y un juego con láceres en el cual formábamos equipos y nos disparábamos hasta que uno ganara. Esto realmente fue una de las cosas más divertidas que hemos hecho aquí en Minnesota y me gustó mucho.

Mauricio


 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial