/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

Administración Bush propone reducir los subsidios agrícolas

Reducciones en los gastos se lograrían con recortes de pagos a agricultores ricos

Publicado: 2 de febrero, 2007

Washington – La administración Bush propone reducir sus programas de apoyo agrícola durante los próximos cinco años al ligar los subsidios a los productos básicos con los ingresos de los agricultores.

El nueva propuesta de proyecto de ley agrícola que la administración envió al Congreso haría a los agricultores estadounidenses más competitivos en el mercado agrícola mundial al mismo tiempo que se reducen los gastos, dijo el secretario de Agricultura Mike Johanns durante una conferencia de prensa el 31 de enero.

“Ha llegado el momento de avanzar con un programa agrícola orientado al mercado”, afirmó Johanns.

Dijo el secretario que si bien el proyecto de ley agrícola aumentaría los gastos para cultivos especiales, investigación agrícola y programas de conservación, en general resultaría en ahorros 10.000 millones de dólares de la cantidad gastada en programas agrícolas durante los cincos años anteriores, excluyendo fondos de ayuda en casos de desastres.

Los ahorros se lograrían, en parte, al hacer que los agricultores que ganan más de una cantidad especificada, no sean elegibles para pagos de apoyo agrícola.

En lugar de esto, los agricultores recibirían algún tipo de protección de ingreso durante los periodos cuando la producción es baja, al ligar los pagos a las ganancias en lugar de a los precios. De esta manera, los agricultores que sufran el tipo de calamidades como sequías o inundaciones recibirían más pagos de lo que reciben actualmente en esas situaciones.

Si no se hacen cambios en un nuevo proyecto de ley agrícola, el gasto federal aumentaría en 5.000 millones de dólares en los próximos cinco años, declaró Johanns.

El cambio permitiría que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) siga cumpliendo con sus compromisos con la Organización Mundial del Comercio (OMC), dijo el USDA.

En un discurso pronunciado en New York el mismo día, el presidente Bush aseveró que el proyecto de ley “proporciona una resistente red de seguridad al mismo tiempo que se disminuyen los gastos y se reducen los subsidios”.

“Estas propuestas reconocen los cambios drásticos en la agricultura desde 2002 [cuando la ley de agricultura actual entró en vigencia] y presentan ideas de políticas que tienen la intención de hacer reformas, son fiscalmente responsables y proveen fuerte apoyo agrícola en una economía mundial”, manifestó Johanns en una carta a los representantes de las comisiones de Agricultura en la Cámara de Representantes y el Senado.

El proyecto de ley agrícola actual caduca al fines del año agrícola 2007. Fue elaborado cuando los precios de las productos básicos eran bajos, las exportaciones habían disminuido durante cinco años y los agricultores de Estados Unidos tenían problemas de deudas significativos, agregó Johanns.

Ahora los precios son “fuertes” para la mayoría de las cosechas de productos básicos y las exportaciones han aumentado -- a una cifra récord de 68.700 millones de dólares en 2006 – y se espera que lleguen a los 77.000 millones de dólares en 2007.

La reacción a las propuestas fue variada, según indican los informes noticiosos.

Los productores de maíz, que se encuentran ante altos precios debido al aumento en la demanda de sus productos para la producción de etanol, apoyan el cambio propuesto, pero los productores de soja, trigo, arroz y algodón señalaron que esta beneficiaría principalmente a los productores de maíz.

Oxfam America, una organización internacional de ayuda y desarrollo, indicó que la propuesta es un “paso alentador hacia un importante programa de reforma agrícola”.

La organización apuntó que los programas actuales de subsidio alientan la producción excesiva y el excedente “se descarga en el mercado internacional”.

La propuesta de Bush proporcionaría 1,600 millones de dólares para investigación, desarrollo y producción de etanol y otros tipos de energía renovable. Ampliaría la participación en organismos de establecimiento de normas del comercio mundial como la convención de seguridad alimentaria Codex Alimentarius y la Organización Mundial de Salud Animal.

Ampliaría también los programas de capacidad comercial, extensión agrícola y seguridad alimentaria; proporcionaría 1.000 millones de dólares para investigación especialmente de frutas y verduras y proporcionaría ayuda a los “agricultores en desventaja”, especialmente nuevos agricultores y mujeres agricultoras.

El texto completo, en inglés, de las propuestas agrícolas de la administración y la transcripción de las declaraciones de Johanns están disponibles en el sitio de Internet del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Kathryn McConnell
Redactora del Servicio Noticioso desde Washington

 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial