/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

Prioridades del plan presupuestario del presidente Bush

Se destacan seguridad energética, medioambiente, ayuda exterior y la seguridad nacional

Publicado: 6 de febrero, 2007

Bush quiere fondos para mejorar seguridad energética y medioambiente en EE.UU.
Combustibles biológicos y carbón limpio, entre las prioridades de I+D

Washington – Reducir la dependencia de Estados Unidos a la importación de petróleo y ampliar los incentivos para las tecnologías de energía limpia son los elementos principales relacionados con la energía en el proyecto presupuestario del presidente Bush para el año fiscal que comienza el 1 de octubre.

“Bajo el liderazgo del presidente Bush, este presupuesto surge de nuestro compromiso para fortalecer la seguridad energética de nuestra nación al diversificar nuestros recursos energéticos y reducir nuestra dependencia de fuentes energéticas extranjeras”, dice un comunicado de prensa del secretario de Energía Samuel Bodman fechado el 5 de enero.

La presentación del proyecto presupuestario del presidente es la primera fase de un proceso legislativo largo y complejo y la cantidad de dinero que el Congreso autoriza puede en última instancia variar mucho de la solicitud del presidente.

En el proyecto de 24.300 millones de dólares para el Departamento de Energía de Estados Unidos el presidente ha pedido al Congreso dar 2.700 millones de dólares para la Iniciativa de Energía Avanzada (AEI). El objetivo de esta iniciativa, anunciada en 2006, es acelerar la investigación de tecnologías avanzadas, limpias y seguras, para generar electricidad, basadas en el carbón, energía nuclear y recursos renovables. La iniciativa AEI también pretende acelerar el desarrollo de vehículos eficientes y alternativas locales renovables a la gasolina y los combustibles diesel, como los combustibles biológicos.

En una sesión informativa para los periodistas en Washington, Bodman indicó que la administración ha decidido financiar “las actividades que tienen más futuro”.

La propuesta del presidente también pide 385 millones de dólares para financiar la generación de electricidad basada en carbón limpio, como ser con el proyecto FutureGen, así como hacer pruebas para captura de carbono en gran escala. Esta financiación completaría tres años antes de lo programado el compromiso del presidente de gastar 2.000 millones de dólares en 10 años en tecnologías avanzadas del carbón, declaró la administración. El proyecto FutureGen es una alianza público-privada que intenta demostrar la viabilidad comercial de las plantas generadoras por carbón con cero emisiones, que pueden capturar y almacenar el bióxido de carbono en formaciones geológicas profundas.

Las tecnologías avanzadas del carbón ayudarían a Estados Unidos a disponer de sus grandes reservas de carbón a costos razonables sin añadir emisiones con efecto de invernadero, explicó la administración.

Los funcionarios estadounidenses comentaron que todas estas tecnologías tienen un gran potencial a corto o medio plazo para movilizar las mezclas de combustible utilizadas en Estados Unidos hacia alternativas internas más limpias y eficientes. Por ejemplo, las tecnologías de hidrógeno han avanzado “más rápido de lo anticipado”, dijo Bodman.

La solicitud para AEI representa un incremento de 500 millones de dólares por encima de lo que el presidente solicitó para 2007. Este incremento ayudaría a cumplir la meta de la iniciativa del presidente – reducir el uso anual de gasolina en un 20 por ciento en los próximos 10 años del volumen proyectado. (Ver hoja informativa).

El departamento también intenta conseguir autoridad para garantizar préstamos en un total de 9.000 millones de dólares en respaldo financiero para proyectos relacionados con la comercialización de producción de combustibles biológicos, avance de la energía nuclear y transmisión eléctrica más eficiente y otros proyectos de energía avanzada.

Además, se asignarán unos 4.400 millones de dólares a la investigación básica en ciencias físicas y bioenergía e investigación de programas de nanotecnología que implican una promesa a largo plazo de la mejora en el uso de la energía.

Otro componente de la cartera de seguridad energética que la administración está intentando promover con fondos federales es la energía nuclear.

El presidente solicitó 114 millones de dólares para apoyar la expansión planificada de la industria de la potencia nuclear en Estados Unidos y 405 millones de dólares para la Alianza Global de Energía Nuclear (GNEP), programa internacional liderado por Estados Unidos para ampliar la generación nuclear de electricidad de modo eficiente a nivel mundial sin comprometer las metas de la no proliferación. (Ver artículo relacionado).

En 2006 la administración pidió 250 millones de dólares para GNEP pero los legisladores expresaron dudas sobre la probabilidad de desarrollo, los tiempos y otros aspectos del programa y todavía no está claro cuánta financiación se proporcionará eventualmente.

El presupuesto también fundó la expansión de la Reserva Estratégica de Petróleo de Estados Unidos durante 20 años para multiplicar a más del doble su actual capacidad de 727 millones de barriles.

El presidente de la Comisión de Energía del Senado Jeff Bingaman recibió con agrado los incrementos propuestos por la administración para los programas de investigación de biomasas y biocombustibles y su desarrollo (I+D) pero cuestionó algunas de sus otras prioridades. Criticó por ejemplo la eliminación de toda la investigación relacionada con el petróleo y el gas natural y la falta de fondos para investigación geotérmica.

Bingaman, que es demócrata, dijo estar sorprendido por el incremento que se quiere hacer en el reprocesamiento de combustible utilizado como parte de la financiación de GNEP que es más grande que el presupuesto total propuesto para I+D en energía solar.


Propuesta presupuestaria incluye incremento para el Desafío del Milenio
Se quieren conseguir 3.000 millones para el año fiscal que comienza el 1 de octubre

Por Kathryn McConnell
Redactora del Servicio Noticioso desde Washington

Washington – El presidente Bush ha enviado al Congreso una propuesta presupuestaria de 20.300 millones de dólares para ayuda al extranjero durante el año fiscal 2008 que comienza el 1 de octubre.

La solicitud de fondos es parte del plan presupuestario de 2.900 billones de dólares presentado al Congreso el 5 de febrero. El Congreso debe aprobar la propuesta del presidente y puede modificar las cantidades específicas solicitadas. A su vez el presidente debe aprobar la propuesta de ley de adjudicaciones presupuestarias una vez aprobada por el Congreso.

La propuesta presupuestaria pide 3.000 millones de dólares para la Corporación del Desafío del Milenio (MCC) para promover el crecimiento económico sostenible y reducir la pobreza en algunos de los países más pobres del mundo.

El director ejecutivo de la MCC, John Danilovich, expresó en unas declaraciones que hay un incremento garantizado. En el año fiscal 2007 el Congreso asignó 1.800 millones de dólares para el programa MCC que ya tiene tres años de vida.

“Ahora tenemos funcionando 11 pactos y 11 programas umbral por un total de 3.300 millones de dólares”, comentó Danilovich. Los programas de umbral ayudan a los países a reunir los requisitos necesarios para conseguir pactos a largo plazo o acuerdos para proyectos plurianuales con un enfoque en los resultados.

La incapacidad para responder a propuestas de países asociados debido a reducciones presupuestarias “socavaría quizá de modo irreparable el incentivo que la ayuda de la MCC proporciona a los países para efectuar reformas fundamentales a niveles político, social y económico”.

En un discurso pronunciado el mismo día en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), Randall Tobias, el director para asistencia al exterior de Estados Unidos, comentó que la propuesta presupuestaria para el año fiscal 2008 proporciona un incremento del 20 por ciento en recursos para países de bajos y medio-bajos ingresos por encima de lo estipulado en 2006 y un aumento del 54 por ciento de la ayuda que se destina a África.

“Hay un incremento del cuatro por ciento para Oriente Próximo como inversión vital para ganar la guerra mundial contra el terrorismo y para capacitar a los pueblos de esta crítica región”, comentó. “Hay un incremento del 6 por ciento para Asia Central y Meridional, con una alta concentración en estados como Afganistán y Pakistán que tienen una importancia crítica para nuestra seguridad nacional y están entre los países más pobres de la región”.

Tobías comentó que desde que el presidente Bush tomó posesión de su cargo la ayuda a países del Hemisferio Occidental aumentaría de 862 millones a 1.660 millones de dólares si se llega a aprobar la propuesta presupuestaria actual para ayuda al exterior en el Congreso.

INICIATIVAS DE LA SALUD

La propuesta general solicita 4.200 millones de dólares para tratamiento, prevención y cuidados de VIH-SIDA en 15 países africanos y unos 1.200 millones adicionales para programas de SIDA en el mundo. En general, ampliaría a dos millones el número de personas en África y el Caribe que recibirían tratamiento del VIH-SIDA para salvar sus vidas para el año 2009 y contribuiría a la investigación sobre el SIDA y las organizaciones multilaterales asociadas.

Si el Congreso aprueba la solicitud, la Iniciativa del presidente contra la malaria continuaría en África e incluiría 300 millones de dólares para reducir las muertes por malaria en un 50 por ciento en los 15 países de África que participarían. También financiarían programas continuos contra la malaria en todo el mundo.

El presupuesto propuesto solicita 1.500 millones de dólares para programas para la supervivencia y la salud de niños en todo el mundo.

Se incluyen 2.400 millones para programas que apoyan el crecimiento económico y la reducción de la pobreza, y 2.300 millones de asistencia humanitaria y para responder a desastres humanitarios.

La financiación para la lucha contra los narcóticos en los países andinos será de 443 millones de dólares.

TRANSICIONES A LA DEMOCRACIA

Los programas que incentivan las transiciones a la democracia a través de los medios de comunicación independientes, partidos políticos pluralistas, educación de votantes y control de elecciones, y que promueven el estado de derecho, la buena gobernabilidad y los derechos humanos en países no democráticos recibirán fondos en la cantidad de 1.450 millones.

Se proponen 486 millones de dólares para intercambios educativos y culturales y 359 millones de dólares para programas de diplomacia pública que incentiven un entendimiento mutuo entre Estados Unidos y otros países para combatir el terrorismo.

Según la propuesta, el Cuerpo de Paz recibirá 334 millones de dólares.

Los bancos multilaterales de desarrollo recibirán 1.500 millones de dólares.

La propuesta presupuestaria solicita 1.300 millones de dólares para ayuda de alimentos.

África recibirá un total de 4.400 millones de dólares en fondos de asistencia.

Para leer una transcripción del discurso de Tobías, en inglés, véase el sitio web del Departamento de Estado.


Solicitud presupuestaria de Bush continuaría aumento de ayuda exterior
Administrador de USAID dice ayuda de EE.UU. casi se ha triplicado desde el 2000

Por Stephen Kakufman
Redactora del Servicio Noticioso desde Washington

Washington – La ayuda exterior de Estados Unidos podría aumentar en un 12 por ciento en el año fiscal 2008 en comparación con los niveles del año fiscal 2006 como parte del plan presupuestario de 2.900 billones de dólares que el presidente Bush ha propuesto, dijo el embajador Randall Tobias, director de ayuda exterior de Estados Unidos y administrador de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

En declaraciones en el Departamento de Estado, el 5 de febrero, Tobias dijo que la administración Bush pide 20.300 millones de dólares para el año fiscal 2008.

Estados Unidos ha sido “un líder en la defensa de la dignidad humna y el potencial humano” y su compromiso con el desarrollo mundial se demuestra con su nivel de ayuda al desarrollo “que casi se ha triplicado... de aproximadamente 10.000 millones de dólares en el 2000 a 28.500 millones de dólares en 2005”.

La solicitud de presupuesto para 2008, que será sometida a consideración por el Congreso de Estados Unidos, “continua con ese compromiso pero lo hace en lo que creemos es una manera más mejorada y estratégica”, afirmó Tobias.

La cantidad no incluye fondos para seguridad y esfuerzos de reconstrucción en Afganistán e Iraq, que entrarían bajo los fondos suplementarios de emergencia propuestos por la administración para la guerra mundial al terrorismo.

Tobias declaró que el 51 por ciento de los recursos del Departamento de Estado y de USAID están concentrados en actividades de reconstrucción y desarrollo. La solicitud de presupuesto para el año fiscal 2008 incluye un 20 por ciento en recursos para “países de ingresos bajos y medio bajos”.

La solicitud – para el año fiscal que empieza el 1º de octubre – también busca un 54 por ciento de aumento en ayuda para África. “Que aumentará el total a un cuádruple en ayuda a África durante el curso de esta administración”, aseguró.

Durante el mismo periodo de tiempo, el total de ayuda para países del Hemisferio Occidental aumentaría al doble si se aprueba la solicitud del presidente, sin cambios, aseveró el funcionario.

El presupuesto propuesto para el año 2008 “asigna cuidadosamente los fondos para las necesidades de desarrollo de cada país, por medio de una concentración de recursos en aquellas áreas donde creemos que nuestra ayuda puede ser más imiportante”, manifestó.

Está diseñado para hacer frente a los retos actuales de cada país “de una manera integrada que asegurará que estos programas avancen de manera sostenible”.

La propuesta del presidente menciona a Israel, Egipto, Afganistán, Pakistán, Sudán, Indonesia y Kosovo entre los principales receptores de ayuda de Estados Unidos. Tobias agregó que de acuerdo con la propuesta presupuestaria, los niveles de ayuda a Israel y Egipto se reducen como se estipuló en el acuerdo de Camp David en 1978 y que muchos programas para India que se ha convertido también en un país donante, serán cortados de acuerdo con la propuesta.

Brad Higgins, secretario de Estado adjunto para administración de recursos y director financiero del Departamento de Estado, indicó que se solicitaron 10.140 millones de dólares adicionales para operaciones del Departamento de Estado en el exterior, tales como seguridad, servicios y mantenimiento de sus más de 260 misiones diplomáticas en todo el mundo.

Higgins apuntó que esos servicios incluyen programas educacionales y de intercambio cultural, al igual que servicios de visa de turista o inmigrante.

 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial