/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

Secretario de Estado adjunto ofrece idea preliminar de viaje de Bush a América Latina

Shannon dice propagación de la democracia trae prosperidad y justicia social

Publicado: 2 de marzo, 2007

Washington – El presidente Bush empleará su visita a América Latina para hacer hincapié en su visión de forjar nuevas alianzas positivas en las Américas, según las declaraciones al Congreso del secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental Thomas Shannon.

“Nuestra política de participación, nuestra diplomacia y nuestra ayuda exterior tiene como fin establecer un vínculo entre la democracia y el desarrollo, y demostrar que la democracia puede producir resultados”, dijo el alto funcionario del Departamento de Estado ante la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, el 1 de marzo.

Shannon perfiló las prioridades de política exterior de Estados Unidos en la región, en tanto que se prepara para viajar con el presidente a la región para visitar a los líderes de Brasil, Uruguay, Colombia, Guatemala y México del 8 al 14 de marzo.

Los 34 gobiernos de la región, elegidos democráticamente, han superado con éxito las dictaduras y las economías cerradas y centralizadas del pasado, pero encaran ahora un nuevo desafío: la pobreza, la desigualdad y la exclusión social de sus ciudadanos más pobres y más vulnerables, dijo Shannon.

“Estados Unidos está comprometido a ayudar a nuestros socios de las Américas a tomar con éxito el próximo paso de este proceso hemisférico de cambio transformacional”, dijo Shannon.

Shannon explicó que las instituciones débiles que hay algunos países y las dificultades políticas de efectuar los cambios económicos y nacionales necesarios para ampliar los beneficios de la demoracia y los libres mercados a todos los pueblos ha generado cierta impaciencia y frustración en el hemiferio.

“No deberíamos subestimar la volatilidad que genera el resentimiento social cada vez mayor y el rencor de los sectores más pobres y vulnerables de las Américas”, advirtió.

La política de Estados Unidos ofrece una perspectiva positiva, que consta de tres aspectos, para el futuro de la región, explicó.

En primer lugar, Estados Unidos reconoce que las amplias diferencias entre ingresos y riqueza amenazan la salud de los gobiernos democráticos y está empeñado en ayudar a los países a cerrar esas brechas creando nuevas oportunidades económicas con la ayuda, comercio y más inversiones en el sector privado.

"Todos los ciudadanos, no sólo las élites, deben obtener beneficio de las oportunidades de la democracia”, dijo Shannon.

Segundo, Estados Unidos está comprometido a ayudar a los pueblos de América Latina a alcanzar su potencial pleno, aumentando su inversión para la asistencia exterior, para ayudar los países a combatir el analfabetismo y mejorar el acceso a la asistencia médica. En su presupuesto para el año fiscal 2008, Bush solicitó 1.700 millones de dólares para programas de ayuda en las Américas, casi el doble de los 862 millones de ayuda entregada en 2001, aseveró Shannon.

La Corporación del Desafío del Milenio, que proporciona ayuda a los países en desarrollo para reducir la pobreza y alcanzar las metas identificadas por el gobierno y los líderes empresariales y de la comunidad, es otra fuente de apoyo de Estados Unidos. Nicaragua, Honduras y El Salvador están entre los países de América Latina que han recibido 866 millones de dólares en ayuda adicional bajo este programa, dijo Shannon.

Shannon indicó que se ha provisto ayuda adicional a la región en forma de acuerdos comerciales negociados con dos tercios de los estados del hemisferio, preferencias comerciales que han creado más de un millón de nuevos empleos en América Latina, condonación de la deuda otorgada a los estados por el Banco Interamericano de Desarrollo y un estimado de 45.000 millones en remesas enviadas la región por trabajadores que residen en Estados Unidos.

Tercero, Estados Unidos está comprometido a trabajar estrechamente con sus socios en todas las Américas para hacer frente a toda una gama de amenazas de seguridad trasnacionales, desde el terrorismo hasta el crimen organizado y los desastres y pandemias naturales, afirmó.

Al reconocer la relación entre la seguridad y la prosperidad, Shannon dijo que esas asociaciones estratégicas son esenciales para fortalecer la democracia, ampliar las oportunidades económicas y promover la justicia social.

Estados Unidos está comprometido también con el multilateralismo, al trabajar con la Organización de los Estados Americanos y otros organismos para ligar la democracia con el desarrollo y ayudar a crear instituciones de gobierno fuertes y promover la oportunidad económica y política en toda la región, concluyó

Por mayor información, véase el texto completo, en inglés, de la declaración de Shannon.

David McKeeby
Redactor del Servicio Noticioso desde Washington

 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial