/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

Departamento de Estado publica nuevo informe sobre derechos humanos y democracia

Destaca acciones de EE.UU. para promover respeto por los derechos humanos

Publicado: 9 de abril de 2007
> Prefacio del informe por la Secretaria de Estado Condoleezza Rice  
> Introducción y los principios rectores  
> Introducción a la sección del informe que trata del Hemisferio Occidental  
> Informe completo, en inglés  

El Departamento de Estado de Estados Unidos indicó en su nuevo informe Apoyo a los derechos humanos y la democracia: El historial estadounidense en 2006, que la región de las Américas enfrenta varios desafíos que amenazan erosionar la confianza de los ciudadanos en los beneficios de la democracia. Estos desafíos incluyen la expansión de la brecha entre ricos y pobres, la corrupción y la ineficiencia de los gobiernos, altas tasas de criminalidad y la falta de capacidad para dar la seguridad adecuada a los ciudadanos.

Barry Lowenkron, funcionario del Departamento de Estado, expresó al presentar el informe el 5 de abril que el principal reto para el Hemisferio Occidental es “el desarrollo democrático”.

Lowenkron, secretario adjunto de Estado para Democracia, Derechos Humanos y Trabajo, dijo a los periodistas que el presidente Bush destacó este desafío durante su viaje a América Latina del 8 al 14 de marzo. Lowenkron añadió que Estados Unidos ayuda a las democracias en la región a “mejorar su capacidad de ofrecer lo que los ciudadanos exigen para tener una vida mejor” (Ver artículo relacionado)

El informe indica que el apoyo estadounidense a las Américas incluye la ayuda a países para que hagan elecciones democráticas. Estados Unidos ha ayudado a inscribir votantes, ha ofrecido programas educativos, asistencia técnica a comisiones electorales y apoyo a las misiones de control electoral.

El informe elogió la “vibrante competencia política” y la gran participación de votantes en las elecciones en las Américas en 2006. Indica que en México, una apelación presentada por el candidato electoral que perdió se resolvió pacíficamente en el Tribunal Electoral Federal del país.

El informe explica que en Ecuador, una elección presidencial muy reñida se llevó a cabo en una consulta electoral libre y justa, así como en Haití, donde por primera vez en una década, hubo elecciones presidenciales, parlamentarias y locales. Dicha elección, establece el informe, restauró un gobierno elegido en Haití y ayudó a consolidar unas instituciones democráticas permanentes y estables.

El informe expresa que con algunas excepciones notables, los gobiernos en el Hemisferio Occidental en general respetaron los derechos humanos en 2006.

Las excepciones incluyen a Venezuela y Cuba, que el informe califica de “aisladas” de la “norma democrática” de la región.

El presidente venezolano Hugo Chávez aceleró su maquinaria “para consolidar el control en la rama ejecutiva” y emprendió “actuaciones agresivas” para restringir la libertad de expresión, indica el informe. Añadió que Chávez también introdujo legislación para restringir las actividades de las organizaciones no gubernamentales.

Los programas estadounidenses en Venezuela continuaron concentrándose en el fortalecimiento de los esfuerzos de la sociedad civil para promover la reforma democrática en el país.

Lowenkron lamentó la persecución de los medios informativos en Venezuela y la “terrible persecución” de los grupos no gubernamentales en el país.

Este “tipo de comportamiento” del gobierno venezolano, dijo, “va en contra de la tendencia” del movimiento hacia la democracia en la región.

En Cuba, indica el informe, la transferencia de autoridad de Fidel Castro a su hermano Raúl Castro no ha implicado un debilitamiento del autoritarismo, “pero ha subrayado el cambio que está en camino” en el país.

El informe establece que Estados Unidos tiene un “enfoque proactivo” para asegurar una auténtica transición democrática en Cuba. Este enfoque incluye el apoyo a los líderes independientes de la sociedad civil y a los defensores de la democracia “para que los cubanos puedan en el futuro decidir su gobierno por medio de elecciones libres y justas”.

El informe es positivo respecto a Colombia. El gobierno colombiano tuvo éxito en desmovilizar casi todos los miembros de los grupos paramilitares de extrema derecha. El informe indica que esto representa una “oportunidad sin precedentes para el progreso en la consecución de la paz y la seguridad” para el país.

Estados Unidos aprobó 48 millones de dólares estadounidenses para los años fiscales 2005 a 2007 para ayudar en la desmovilización y los programas de reinserción en Colombia.

En América Central, explica el informe, Estados Unidos apoyó proyectos de fortalecimiento de la sociedad civil, incluyendo programas de avance de la libertad de prensa, así como de estímulo a una participación más amplia de los ciudadanos en el gobierno. Estados Unidos también comprometió 21,1 millones de dólares en 2006 para ayudar a los firmantes del acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos, América Central y República Dominicana a aplicar las provisiones relativas a derechos laborales que el pacto comercial implica.

Hay disponible una transcripción del discurso de presentación del informe, en inglés, en el sitio web del Departamento de Estado, así como el texto completo de la sección que trata del Hemisferio Occidental.

Para más detalles ver el prefacio al informe de la Secretaria de Estado Condoleezza Rice, así como la introducción al mismo, que incluye los principios rectores.

Para más información, véase Cuba, América Central y el Caribe, y América del Sur.

Eric Green
Redactor del Servicio Noticioso desde Washington

 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial