/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

La democracia y el desarrollo están intrínsecamente unidos, dice Rice

Gobiernos deben “cumplir con sus pueblos” para sostener progreso democrático

Publicado: 19 de abril de 2007

Washington – Las democracias bien gobernadas deber ser capaces de “cumplir con sus pueblos” o no podrán mantener el impulso hacia el desarrollo democrático, dice la secretaria de Estado Condoleezza Rice.

En una reunión celebrada en el Departamento de Estado el 16 de abril con miembros del Comité Asesor sobre Promoción de Democracia, Rice destacó el nexo entre la democracia y el desarrollo económico.

“Si uno habla en realidad sólo sobre el crecimiento de empleos, comercio e inversiones, no se hace la conexión con el siguiente nivel de desarrollo” explicó Rice. Ese “micronivel de desarrollo consiste en asegurar que haya una población formada y saludable, que los beneficios de la democracia se transmitan a la población para que cuando llegue el momento de rendir cuentas, o sea las siguientes elecciones, estas jóvenes democracias sean capaces de mencionar los logros obtenidos”, dijo.

Rice convocó la primera reunión del Comité Asesor sobre Promoción de Democracia el 6 de noviembre de 2006, con la meta de recopilar información y consejo de un equipo de expertos dentro y fuera del Departamento de Estado para promover la democracia y formular política exterior y la ayuda exterior. Elogió al comité por su trabajo y expresó la esperanza de adoptar algunas de las ideas generadas.

Además de Rice, otros funcionarios estadounidenses que sirven en el comité son el director de Ayuda Exterior de Estados Unidos Randall L. Tobías, la subsecretaria de Estado para Asuntos Mundiales y de Democracia Paula J. Dobriansky (a su vez directora ejecutiva del comité) y el secretario de Estado adjunto para la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo Barry F. Lowenkron.

El comité incluye también a ex funcionarios del gobierno de Estados Unidos, así como representantes de corporaciones, organizaciones no gubernamentales, organizaciones de políticas publicas e instituciones académicas.

Anne-Marie Slaughter, decana de la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales Woodrow Wilson de la Universidad de Princeton, preside el comité.

Entre los nuevos miembros del comité están Joshua Muravchik, en la actualidad un investigador académico en el Instituto de la Empresa Norteamericana para Investigación de Políticas Públicas, y a Brian Atwood, ex administrador de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

Atwood destacó también los vínculos entre el desarrollo económico y la democracia. “En realidad no se puede conseguir un pleno desarrollo a no ser que haya un gobierno democrático”, dijo al comité.

Agregó que ha llegado a convencerse de que la “pobreza es el cáncer que afecta tanto a la democracia como al desarrollo y que destruye la cohesión social, e iría más allá incluso para decir que cuando la cohesión social se destruye, esto contribuye a la violencia y por tanto es muy, muy peligroso”.

Atwood instó al gobierno de Estados Unidos a reconocer que la pobreza es una verdadera amenaza contra la seguridad nacional y que debe combatirse de un modo más enérigico.

Carl Gershman, del Fondo Nacional para la Democracia, culpó a la corrupción de ser el “problema fundamental” especialmente entre las nuevas democracias. La corrupción, dijo “tiende a socavar la credibilidad de la democracia”.

Rice concluyó la reunión con expresiones de esperanza hacia el éxito de la nueva ronda de negociaciones de la Organización Mundial del Comercio que se celebrará próximamente. “No habría nada mejor para la reducción de la pobreza que una ronda de Dohá con éxito”, expresó.

“Es extremadamente importante reconocer que nuestra herramienta más importante para la reducción de la pobreza es abrir mercados para el bien de aquellos países que tratan de salir de la pobreza”, comentó. “Toda la ayuda que prestamos al exterior se aumentará y ampliará muchas veces mediante fuertes políticas de libre comercio”.

Los fondos de la Corporación del Desafío del Milenio (MCC), dijo Rice, hacen un fuerte hicapié en la lucha contra la corrupción y en la promoción de la buena gobernabilidad. (Ver artículo relacionado).

La MCC es una corporación del gobierno de Estados Unidos que fue establecida en enero de 2004 para reducir la pobreza mundial mediante la promoción del crecimiento económico sostenible. Sin embargo, para que un país sea elegible para recibir ayuda, la MCC debe examinar el desempeño del mismo según 16 indicadores de política independientes y transparentes.

Más de 22 millones de personas, en 11 países asociados, se benefician de los proyectos financiados por la MCC, pero hay algunos problemas inesperados que ahora se han revelado, dijo Rice, al mencionar “el grado al que las cuestiones tradicionales como las carreteras son absolutamente críticas para el desarrollo económico”.

Un ejemplo “que habla por si sólo” comentó Rice, es Afganistán. Allí, explicó, se necesitan carreteras desesperadamente para que los granjeros tengan acceso a los mercados para vender sus productos legítimos, tales como las frutas del granado que se echan a perder rápidamente -- en vez de adormidera que no se daña y se utiliza en la producción de estupefacientes.

Para más información sobre la MCC, en inglés, véase el sitio Web de la corporación.

Para más información, véase Diálogos de Democracia.

Jane Morse
Redactora del Servicio Noticioso desde Washington

 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial