/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

Nuevos ciudadanos rinden juramento; homenaje a “ciudadanos por decisión propia”

Homenajeados dicen que EE.UU. significa oportunidades, libertad y tolerancia

Publicado: 24 de abril de 2007

La Secretaria de Estado Condoleezza hace uso de la palabra durante una ceremonia de naturalización especial celebrada en el Departamento de Estado el 23 de abril. "Estados Unidos es un ejemplo brillante de que la diferencia no tiene que ser una licencia para matar. La diferencia puede ser una fuente de fortaleza," dijo Rice.
Washington – La diversidad es una fuente de fortaleza en Estados Unidos, que recibe de buen grado a los inmigrantes que quieren prestar juramento por su ciudadanía y honra a los estadounidenses naturalizados que han hecho contribuciones significativas a sus comunidades.

“Si como país hemos de ser realmente ‘uno de tantos’, debemos también tener en cuenta nuestras responsabilidades: tratarnos unos a otros con civismo y justamente”, declaró la Secretaria de Estado Condoleezza Rice, que fue la primera en felicitar a 50 nuevos ciudadanos estadounidenses en una ceremonia de naturalización especial celebrada en el Departamento de Estado el 23 de abril.

“Estados Unidos es un ejemplo brillante de que la diferencia no tiene que ser una licencia para matar,” dijo Rice. “La diferencia puede ser una fuente de fortaleza”.

“No importa de dónde proviene uno, sino a dónde va. Eso es lo que significa ser estadounidense en esencia”, añadió.

Los amigos y familiares aplaudieron a los 50 solicitantes cuando estos levantaron su mano derecha y juraron fidelidad a los Estados Unidos de América.

“Hoy Uds. son tan ciudadanos como el presidente de Estados Unidos”, declaró Emilio González, director del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS). González, que nació en Cuba, destacó que juró su ciudadanía cuando tenía nueve años de edad.

Según USCIS, más de 700.000 inmigrantes se hacen ciudadanos estadounidenses cada año.

González también presentó los premios “Ciudadanos por decisión propia” que reconocen los logros sobresalientes de los ciudadanos estadounidenses naturalizados Dina Habib Powell, secretaria de Estado adjunta para Asuntos Educativos y Culturales; M.J. Khan, concejal municipal de Houston; Farroqu Kathwari, presidente de Ethan Allen Interiors Inc., una empresa de muebles para el hogar; e Indra Nooyi, directora ejecutiva de PepsiCo.

Dina Habib Powell, secretaria de Estado adjunta para Asuntos Educativos y Culturales.
Powell, que nació en El Cairo (Egipto), y vino a Estados Unidos a la edad de cuatro años, dice que quiere que sus hijas nacidas en Estados Unidos recuerden su herencia.

“Estados Unidos puede no ser perfecto, pero en Estados Unidos ciertamente todo el posible”, dijo.

El programa Ciudadanos por decisión propia comenzó en 2006 y reconoce a los ciudadanos naturalizados que han hecho contribuciones significativas tanto a sus comunidades como a sus países de adopción. Los premiados son nombrados durante el año. (Véase artículo relacionado).

Indra Nooyi, directora ejecutiva de PepsiCo.

Farroqu Kathwari, presidente de Ethan Allen Interiors Inc
Nooyi, que llegó de la India en 1978 y se hizo ciudadana en 1992, fue nombrada la mujer empresaria más poderosa en 2006 por la revista Fortune. “Vine a Estados Unidos por las oportunidades y el espíritu de ‘es posible hacerlo’ que existe aquí,” explicó.

Indicó que con la “ciudadanía viene la responsabilidad”, y añadió que quiere ayudar a futuras generaciones a tener las mismas oportunidades que ella ha disfrutado.

M.J. Khan, concejal municipal de la ciudad de Houston.
Kahn vino a Estados Unidos desde Pakistán en 1976 como estudiante de postgrado que quería ser parte de un país “que proporciona oportunidades a la gente que trabaja duro y cumple las normas”, comentó.

Dedicó su premio a “la nación de Pakistán”. Kahn ha servido como presidente de la Sociedad Islámica del Área de Houston y de la Asociación Pakistaní-Estadounidense del Área de Houston.

“Soy un puro ejemplo de que calvos guapos de Pakistán pueden salir adelante en Estados Unidos” bromeó.

Kathwari, que vino a Estados Unidos en 1976, se ha dedicado a la causa de la resolución de conflictos en su nativa Cachemira. Es el presidente del Grupo de Estudio de Cachemira, sirve en los consejos de varias organizaciones no gubernamentales y es director del Instituto para el Estudio de la Diplomacia en la Universidad de Georgetown.

Los inmigrantes manifiestan un espíritu empresarial porque dejan atrás sus hogares y familias y “añaden nueva sangre a Estados Unidos”, dijo Kathwari.

Venir de un país destruido por la guerra le hace valorar “los principios estadounidenses de tolerancia, diversidad y justicia” incluso más, agregó.

“Estados Unidos ofrece una vida digna”, comentó Kathwari al Servicio Noticioso. Explicó que vino a Estados Unidos por las oportunidades y el estado de derecho.

Indicaría a los nuevos inmigrantes que junto con las oportunidades “puede haber obstáculos, pero el mayor de estos suele residir en la propia mente de uno”.

[© AP Images]
Washington Santos, de Brasil, un soldado de Fort Lewis, Washington, tiene en brazos a su hijo de 2 años, durante la ceremonioa anual de naruralización el 4 de julio de 2006, en Seattle. Más de 500 nuevos ciudadanos prestaron juramento ese día.
Entre los nuevos ciudadanos estaban Mila y Alfred Tecson, que emigraron de las Filipinas con sus dos hijos en 1998. En menos de nueve años han establecido una empresa inmobiliaria que marcha con éxito y han comprado y renovado dos casas. Alfred, abogado de inmigración, dice que ha pasado por todo, ha ayudado a mucha gente a conseguir su naturalización y ahora es su turno.

Enrique Sánchez-Armass vino a Estados Unidos de México en 1991 y en la actualidad se desempeña como oficial de inversiones en el Banco Mundial.

Hassan Hashi, sus hijas Adna, de 23 años, y Asha, de 19, y su hermanastro Mohamad Dahir Issa, de 23 años, todos de Somalia, prestaron su juramento de ciudadanía juntos. Asha, estudiante de enfermería, dijo que “como mujer, hay más libertad para nosotras aquí. Estados Unidos nos da la oportunidad de ser lo que queramos”.

Cuando se le preguntó por qué era importante para su familia el hacerse ciudadanos, Hassan dijo: “quiero que mi familia trabaje por el sueño americano”.

Los cincuenta nuevos estadounidenses que participaron en la ceremonia de 23 de abril son de Australia, Bangladesh, Bolivia, Canadá, China, Colombia, Egipto, El Salvador, Etiopía, Ghana, India, Irán, Israel, México, Pakistán, Perú, Filipinas, Rusia, Somalia, Suecia, Taiwán, Tailandia, Venezuela y Vietnam.

Para más información, en inglés, véase el sitio Web de Ciudadanos por decisión propia destacados.

Louise Fenner
Redactora del Servicio Noticioso desde Washington

 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial