/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

Todos los países pueden ganar con la globalización, instituciones firmes

Crear instituciones exige paciencia, dice banquero estadounidense

Publicado: 2 de mayo de 2007

Washington – Incluso los países menos desarrollados pueden acelerar el crecimiento y la reducción de la pobreza si optan por el comercio y establecen instituciones firmes, dice un gobernador del banco central de Estados Unidos.

La apertura de mercados internos a productos extranjeros debilita el poder político de los intereses creados por las empresas y libera recursos económicos para la inversión, al reducir la corrupción, comentó Frederic Mishkin, miembro de la Junta de Gobierno del Sistema de la Reserva Federal. Mishkin habló el 26 de abril en el Fondo Monetario Internacional en Washington.

Mishkin dijo que a veces los países en desarrollo prefieren mantener barreras a la importación para proteger sus industrias nacientes. Pero incluso entonces pueden generar incentivos para la reforma institucional al eliminar obstáculos a las exportaciones. Los posibles exportadores impulsarán un sistema financiero que funcionara bien porque necesitan mejor acceso al capital para competir en la arena internacional, comentó Mishkin.

Dijo que todos los países que han avanzado económicamente en las décadas recientes, como Japón, Corea del Sur, y Chile, se han basado en el crecimiento orientado a la exportación.

Mishkin dijo que es una sorpresa que muchos de los países más pobres, especialmente en África, mantengan impuestos, restricciones, una tasa fija oficial de intercambio y otras políticas que en efecto desincentivan la producción orientada a la exportación.

Además de terminar con estos impuestos y políticas, los gobiernos pueden animar a las exportaciones proporcionando una infraestructura de transporte que haga más fácil para las empresas enviar sus bienes al extranjero, dijo.

Mishkin comentó, sin embargo, que sólo cuando las naciones participen completamente en el sistema comercial mundial podrán obtener los máximos beneficios del mismo. Reducir las barreras a las importaciones obliga a las firmas internas a aumentar la producción y a fabricar mejores productos que a cambio ayudan a promover las exportaciones, dijo.

Según pruebas empíricas, la liberalización comercial es beneficiosa tanto para los países exportadores como importadores, dijo Mishkin. Los países avanzados pueden ayudar a otros en desarrollo a entrar en el sistema mundial de comercio al apoyar la apertura de sus mercados a bienes y servicios del mundo en desarrollo, añadió.

Los países con economías emergentes pueden integrarse mejor en el sistema si abren los mercados financieros para incrementar el acceso al capital y reducen sus costos, explicó. Además, es probable que firmas financieras extranjeras aumenten la presión ejercida sobre el gobierno anfitrión para que instituya reformas en el sistema financiero, añadió.

Sin embargo, Mishkin hizo una advertencia en contra de la liberalización prematura de los mercados financieros: Tal liberalización debe estar precedida de un cierto nivel de desarrollo de mercado institucional y financiero, así como de estabilidad macroeconómica para conseguir sus metas, dijo.

Mishkin explicó que las buenas instituciones tales como un régimen firme de derechos de la propiedad y un sistema legal efectivo son críticos para el crecimiento económico.

El desarrollo de estas instituciones no es fácil y toma tiempo ya que necesitan evolucionar y adaptarse a las circunstancias locales, dijo.

MAYORÍA DEL MUNDO APOYA EL COMERCIO

Según una encuesta hecha pública el 26 de abril por el Consejo de Asuntos Mundiales, organización no partidista con sede en Chicago, y el grupo worldpublicopinion.org, que se llevó a cabo en colaboración con organizaciones de sondeos en todo el mundo, el público de 17 países y de los territorios palestinos expresaron apoyo por la globalización e incluso mayor apoyo hacia el comercio como fuente de beneficios económicos, empresariales y para el consumidor. Según la encuesta, los países orientados a la exportación como China, Corea del Sur e Israel expresaron un mayor apoyo hacia el comercio, y el apoyo fue más débil en México, Rusia y Filipinas.

Muchos de los que respondieron, sin embargo, tanto en países desarrollados como de economías emergentes expresaron preocupación por el impacto del comercio en el medioambiente.

El impacto del comercio en la creación de empleo se vio mayormente de un modo negativo en países desarrollados tales como Francia y Estados Unidos y mayormente positivo en todos los otros países. Los encuestados con frecuencia estaban divididos sobre el efecto del comercio en la seguridad del empleo, siendo China el único país en el que la mayoría apoyaba el punto de vista de que el comercio ayuda a la seguridad en el empleo.

El texto completo del discurso de Mishkin puede verse, en inglés, en el sitio Web de la Reserva Federal. Un informe sobre la encuesta, en inglés, puede consultarse en WorldPublicOpinion.org.

 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial