/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

Bush da la bienvenida a la reina de Inglaterra Isabel II en la Casa Blanca

El presidente elogia valores EE.UU. y Reino Unido comparten

Publicado: 8 de mayo de 2007

[White House photo by Eric Draper]
El presidente George W. Bush y su esposa Laura Bush al dar la bienvenida formalmente a la reina de Inglaterra Isabel II y a su esposo, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, a la Casa Blanca el 7 de mayo de 2007.
Washington – “Nuestras dos naciones tienen valores fundamentales en común. Honramos nuestras tradiciones y nuestra historia compartida. Y hemos forjado nuestra especial relación basándonos en el más seguro fundamento, nuestro profundo y duradero amor por la libertad”, dijo el presidente Bush al dar la bienvenida formalmente a la reina de Inglaterra Isabel II y a su esposo, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, a la Casa Blanca el 7 de mayo.

En la ceremonia para celebrar la llegada de la pareja real a Washington participó la banda de la Fuerza Aérea de Estados Unidos y un desfile del Cuerpo de Flautines y Tambores de la Vieja Guardia, cuyos miembros vistieron sombreros negros tricornios, pelucas blancas, chalecos, buzos coloniales y chaquetas rojas de regimiento. Los uniformes al estilo colonial fueron en tributo a los lazos históricos entre Estados Unidos y Gran Bretaña, que se forjaron en 1607 cuando los colonizadores ingleses establecieron la primera colonia de Jamestown en Virginia.

“Hoy nuestras dos naciones defienden la libertad en contra de la tiranía y el terror”, afirmó el presidente, mencionando la importancia de la asociación entre británicos y estadounidenses contra del terrorismo y el extremismo religioso. “Resistimos a quienes asesinan a inocentes para impulsar una ideología de odio, ya sea que asesinen en Nueva York o Londres o Kabul o Bagdad”.

Bush citó los esfuerzos de los soldados británicos y estadounidenses que sirven en el Oriente Medio y otras partes, al honrar su sacrificio. “Nuestro trabajo ha sido difícil”, declaró. “Los frutos de nuestro trabajo han sido difíciles de apreciar por otros. Sin embargo, nuestro trabajo sigue siendo el camino más seguro hacia la paz y refleja los valores apreciados por estadounidenses y británicos y por la amplia mayoría de la gente en todo el Oriente Medio”.

El presidente alabó a la reina por sus propios esfuerzos en defensa de esos valores. “Su majestad, aprecio su liderazgo durante estos tiempos de peligro y de decisión”, aseguró. “Usted se ha expresado en contra del extremismo y el terror. Ha alentado la tolerancia religiosa y la reconciliación. Usted ha honrado a aquellos que regresan de la batalla y dado aliento a las familias de los caídos”.

Pos su parte, la reina alabó una amistad anglo estadounidense que ha ayudado a forjar eventos mundiales en el curso de dos guerras mundiales y más allá. “Una visita de estado nos proporciona una breve oportunidad de salir un poco de nuestras preocupaciones actuales y reflexionar en la esencia real de nuestra relación”, aseveró. “Es momento de hacer un repaso de nuestra presente amistad, alegrarse con justeza de sus fortalezas, sin darlas nunca por sentadas. Y es el momento de mirar hacia delante, renovando en conjunto nuestro compromiso para un mundo más prospero, seguro y libre”.

En Washington “disfrutaré con el reencuentro con antiguas amistades y con hacer nuevas, también reconociendo la amplitud y profundidad de la amistad que hemos compartido por tanto tiempo”, indicó a Bush. “Podemos celebrar la cercanas y duraderas asociaciones que perduran entre Estados Unidos y el Reino Unido en cada nivel, ya sea gubernamentales o corporativas, institucionales o personales”.

La reina hizo notar que este viaje a Estados Unidos es su quinta visita a este país. Ella y su esposo llegaron el 3 de mayo a Richmond, Virginia y comenzaron su itinerario en Jamestown para conmemorar el 400 aniversario del primer establecimiento inglés en América del Norte. La pareja real después viajó a Louisville, Kentucky, para presenciar la carrera de caballos Kentucky Derby el 5 de mayo, antes de volar a Washington en preparación a su bienvenida oficial el 7 de mayo por el presidente y la primera dama.

Durante el recorrido de la reina en Jamestown, ella y su esposo fueron acompañados por el vicepresidente Cheney y su esposa Lynne. En sus declaraciones a la reina Cheney recordó que ella visitó Estados Unidos como soberana de Inglaterra hace 50 años. “Medio siglo no ha hecho nada para disminuir el respeto y afecto de este país por usted”, señaló.

En la tarde del 7 de mayo, el presidente y la primera dama dieron una cena de Estado en honor a la reina y al duque. Fue un evento de corbata blanca – el mas importante y formal entretenimiento oficial en la Casa Blanca – con casi 134 invitados. Las festividades de la tarde incluyeron una presentación del violinista de fama mundial Itzhak Perlman.

La reina acompañará a la primera dama en la mañana del 8 de mayo en un recorrido al Centro Médico Nacional para Niños y después visitará el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA y el monumento a la Segunda Guerra Mundial, donde se reunirá con esposas británicas que se casaron con soldados estadounidenses hace más de 60 años. Esta tarde, la reina y el duque cenarán con los esposos Bush en la embajada británica en Washington antes de volar de regreso a Londres.

La transcripción, en inglés, de las declaraciones del presidente y de la reina se encuentra disponible en el sitio de Internet de la Casa Blanca, junto con más información, también en inglés, sobre la visita de la reina.

Lauren Monsen
Redactora del Servicio Noticioso desde Washington

 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial