/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

Bush dedica monumento a víctimas del comunismo

Presidente apela a democracias a que se opongan al terrorismo

Publicado: 13 de junio, 2007

[White House photo by Joyce N. Boghosian]
El president George W. Bush pronunciando su discurso en la ceremonia de inauguración del Monumento a las Víctimas del Comunismo en Washington, el 12 de junio. Bush dijo que la lección que dejó la Guerra Fría es que “la maldad existe y que se tiene que afrontarla; y que, si se les da la oportunidad, los hombres sometidos a las órdenes de ideologías duras y odiosas cometerán delitos atroces y matarán a millones”.
Washington – El nuevo Monumento a las Víctimas del Comunismo en Washington nos recuerda que la libertad es preciosa y no debe darse por sentada, dijo el presidente Bush.

En un discurso pronunciado el 12 de junio en la ceremonia de inauguración del monumento, Bush dijo que la lección que dejó la Guerra Fría es que “la maldad existe y que se tiene que afrontarla; y que, si se les da la oportunidad, los hombres sometidos a las órdenes de ideologías duras y odiosas cometerán delitos atroces y matarán a millones”. Estas lecciones siguen hoy teniendo eco, cuando los países luchan contra el radicalismo islámico violento y otras modalidades de terrorismo, prosiguió.

Junto con parlamentarios de Hungría y la República Checa, antiguos disidentes y embajadores extranjeros, Bush dedicó el monumento a la memoria de los millones de personas asesinadas por el comunismo desde China hasta la antigua Unión Soviética, Camboya a Etiopía, Cuba a Nicaragua, y Corea del Norte a Vietnam.

“Esas voces nos llaman a todos, y son legiones. La cifra de personas asesinadas en nombre del comunismo es asombrosa”, dijo Bush. Recordó en su discurso al diplomático sueco Raul Wallenberg, quien rescató a 100.000 judíos del genocidio nazi sólo para ser detenido por los soviéticos después de la Segunda Guerra Mundial, y al clérigo polaco Jerzy Popieluszko, asesinado por las autoridades polacas por apoyar el movimiento anticomunista polaco Solidaridad.

El monumento, que es una copia en bronce de la “Diosa de la democracia” construida por estudiantes chinos durante las manifestaciones en Tiananmen en 1989, mide 4,2 metros de altura y fue concebida por el historiador Lee Edwards y el ex embajador Lev Dobriansky, quienes durante más de una década recaudaron casi un millón de dólares para completar el proyecto que se encuentra cerca del Capitolio de Estados Unidos.

La ceremonia de inauguración tuvo lugar en la fecha del 20 aniversario del discurso que pronunció el ex presidente Ronald Reagan en Berlín en 1987, en el que apeló al entonces presidente soviético Mikhail Gorbachof a que derribara el Muro de Berlín que separaba la ciudad y que había dividido a un continente desde finales de la Segunda Guerra Mundial. Bush recordó que el muro se derribó finalmente dos años más tarde, liberando a los pueblos de Europa Central y Oriental y cambiando el mundo.

En total, casi diez millones de personas inocentes perecieron a manos del comunismo, dijo Bush, hecho que contribuyó a que el siglo XX fuera “el más mortal en la historia humana”.

“Jamás conoceremos los nombres de todos los que murieron, pero en este lugar sagrado las víctimas desconocidas del comunismo serán consagradas a la historia y recordadas para siempre”, afirmó.

El presidente hizo también una comparación entre el comunismo y el terrorismo.

“Al igual que los comunistas, los terroristas y radicales que atacaron a nuestro país el 11 de septiembre de 2001 son adeptos de una ideología asesina que desprecia la libertad, que aplasta cualquier voz disidente y que tiene ambiciones expansionistas que persiguen objetivos totalitarios”, dijo Bush. “Al igual que los comunistas, nuestros nuevos enemigos creen que los inocentes pueden ser asesinados para servir los intereses de una visión radical”.

Pero Bush agregó que los terroristas, al igual que los regímenes comunistas que les precedieron, están condenados al fracaso, ya que subestiman el poder y el atractivo de las libertades democráticas, así como el compromiso de Estados Unidos y de sus aliados con preservar y ampliar la libertad para todos. (Ver artículo relacionado).

“Si nos mantenemos firmes en la causa de la libertad, nos aseguraremos de que un futuro presidente estadounidense no tenga que estar en un lugar como este para dedicar un monumento a millones de personas que fueron asesinados por los radicales y extremistas del siglo XXI”, dijo Bush.

La transcripción, en inglés, del discurso de Bush está disponible en el sitio web de la Casa Blanca.

David McKeeby
Redactor del Servicio Noticioso desde Washington

 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial