/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

Libertad religiosa, oportunidad económica entre causas razones de inmigración

Nuevos ciudadanos de EE.UU. sueñan con abrir negocios, establecer familias

Publicado: 25 de julio, 2007

[Department of Veterans Affairs photo by Robert Turtil]
Emilio Gonzáles, director los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, preside la ceremonia de juramentación para 25 nuevos ciudadanos estadounidenses, muchos de ellos pertenecientes a las fuerzas armadas de los EE.UU.
Washington – Imran Aftab creció en un área pobre de Karachi, Pakistán y vino a Estados Unidos con una beca a la Universidad Bard, de Nueva York, en 1991. Desde entonces, se graduó, casó y tuvo dos hijos (un tercero en camino) y abrió una exitosa compañía para uso del Internet que emplea a 30 personas en Pakistán.

Pero aparte de esos logros, dijo Aftab, el 24 de julio consiguió algo especialmente importante, cuando juró como ciudadano estadounidense en una ceremonia en el Departamento de Asuntos para Veteranos. “Hoy iré a tramitar mi pasaporte”, afirmó. Como hombre de negocios, le es más fácil viajar con pasaporte estadounidense a los lugares donde hace negocio, como Argentina, Canadá, Filipinas y África del Sur.

Aftab declaró que algunos de sus objetivos como nuevo estadounidense son más idealistas. Espera demostrar a sus empleados pakistaníes la manera en que, como propietario de negocio estadounidense y musulmán, trabaja bien con empresarios de otras creencias religiosas, algunos de los cuales se han convertido en sus clientes.

Aftab se unió a otros 24 nuevos ciudadanos en la ceremonia de juramentación en el Departamento de Asuntos para Veteranos. El gobierno de Estados Unidos naturaliza a 700.000 personas al año.

Algunos de los nuevos ciudadanos vinieron a Estados Unidos para practicar su religión libremente o hablar abiertamente. Algunos vinieron buscando oportunidades económicas. Algunos vinieron simplemente porque se casaron con un, o una, estadounidense.

En una presentación grabada en video, el presidente Bush felicitó a los nuevos ciudadanos, diciendo, “su casa es ahora su país” y les recordó que Estados Unidos es una nación de inmigrantes.

Victor Aldana-Morales no esperaba convertirse en estadounidense cuando él y su esposa dejaron Colombia en 1995 para trabajar en Japón. En 1998 su compañía lo transfirió a una oficina en Herndon, Virginia, donde decidió iniciar el proceso para ser ciudadano estadounidense. Su esposa, Maria Rodríguez, también de Colombia, muy pronto también será ciudadana estadounidense.

La pareja asegura que aman Colombia, pero consideran que pueden criar mejor a sus dos hijos en Estados Unidos. “El concepto de libertad en un 100 por ciento es exclusivamente estadounidense”, manifestó Aldana-Morales. Agregó que a menudo piensa en el día en que pueda ser dueño de su propio negocio y cree que su ciudadanía le dará la oportunidad de lograr ese sueño. Sus dos hijos asisten a escuelas públicas en Virginia y alabó el sistema de impuestos estatal y local permiten tener buenas escuelas, carreteras y otro tipo de infraestructura.

Emilio Gonzáles, director los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, presidió la ceremonia y también entregó los premios “Estadounidense por Decisión Propia”. Los premios otorgados a inmigrantes que demuestran un compromiso a Estados Unidos y sus valores, fueron presentados al mayor general retirado Antonio Taguba y a Katja Bullock.

Taguba inmigró de Filipinas y tuvo una distinguida carrera militar. En 2004, Taguba realizó una investigación sobre abusos a detenidos en la prisión de Abu Ghraib en Iraq. Desde su retiro en 2006, ha dirigido un programa de consejería para capacitar a funcionarios estadounidenses y a soldados de ascendencia de Asia y Pacífico para que tengan éxito en sus carreras.

Bullock inmigró de Alemania y ha trabajado como especialista de personal para tres presidentes estadounidenses.

James Nicholson, secretario del Departamento de Asuntos para Veteranos, se dirigió a los nuevos ciudadanos y habló acerca de la inmigración de sus ancestros desde Escocia e Irlanda. “Nosotros los estadounidenses todos descendemos de inmigrantes”, señaló. Indicó los nombres de inmigrantes que contribuyen hoy a los negocios estadounidenses, los deportes y los medios de entretenimiento, incluyendo al jugador de béisbol Sammy Sosa, de República Dominicana y a la cantante cubano estadounidense Gloria Estefan.

La soldado de primera Sona Babani, de 20 años, que emigró a Estados Unidos con sus padres desde Iraq hace 10 años, dirigió la Jura de la Bandera de Estados Unidos. Se encuentra en la Infantería de Marina y trabaja como asistente administrativa en una base en Quántico, Virginia y también hizo su juramento como ciudadana. “Venimos aquí igual que todos por la libertad”, dijo de su familia. Apuntó que valora la libertad de poder practicar su religión y su libertad de expresión.

En términos del efecto practico que tendrá la ciudadanía en Babani, añadió, “podré votar por primera vez” en las elecciones presidenciales del 2008. Admitió que está “un poco del lado conservador”, pero no quiso decir como podría votar.

Gonzáles hizo notar en sus declaraciones que convertirse en ciudadano no quiere decir que uno se integre a un partido político o que apoye a un político en particular, simplemente que uno, al hacerlo, defiende los principios de la Constitución de Estados Unidos.

Elizabeth Kelleher
Redactora del Servicio Noticioso desde Washington

 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial