/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

El espanglés es un escalón intermedio para pasar al inglés, dice profesor

Forma híbrida de comunicación es la “llave para entrar en EE.UU.”

Publicado: 24 de agosto de 2007 Nota relacionada: Inmigrantes introducen dinamismo en el idioma inglés  

[Photo © AP Images/Charlie Riedel]
Una niña escolar en Kansas, aprende en dos idiomas en una clase bilingüe.
Washington – El espanglés, un híbrido entre el inglés y el español, especialmente popular entre la gente joven, es una de las más sorprendentes muestras en que han evolucionado los dos idiomas más hablados en el mundo como respuesta a la inmigración y la globalización.

El espanglés es “una manera creativa y llamativa de ser latino hoy en Estados Unidos”, declaró Ilan Stavans,  profesor de cultura latinoamericana y latina en la universidad Amherst College en Massachusetts, que ha estudiado y defendido esta jerga híbrida.

Según la Encuesta Nacional Latina, el análisis más exhaustivo hasta la fecha de los 43 millones de personas de ascendencia latinoamericana que viven en el país, casi 92 por ciento de los latinos en Estados Unidos consideran muy importante aprender inglés y otro 7 por ciento dice que es bastante importante. Pero la adquisición del idioma inglés generalmente no sucede de repente. En su libro Spanglish: The Making of A New American Language (2003) (El espanglés: la producción de un nuevo idioma americano), Stavans presenta miles de palabras, con raíces etimológicas tanto en inglés como en español, que utilizan una amplia gama de gente: jóvenes y viejos, inmigrantes, latinos nacidos en Estados Unidos y no latinos.

“Es asimismo una forma general de comunicación que se emplea en Puerto Rico, en la frontera entre Estados Unidos y México, y en otros espacios ‘híbridos’. Dicho de otra manera: rompe barreras”, sostuvo Stavans durante una entrevista con el Servicio Noticioso desde Washington.

El espanglés se habla extensamente en la comunidad latina, aunque su uso difiere de lugar a lugar y de generación a generación. Stavans lo considera como algo bueno. Ha estado traduciendo al espanglés Don Quijote de la Mancha, la obra de Cervantes, en caso de que alguien dude de lo que esta mezcolanza puede lograr.

Una de las palabras favoritas de Stavans en espanglés es estressar, que expresa una forma muy moderna de la ansiedad, que en inglés se dice to be stressed out (estar estresado). Algunas palabras en espanglés convierten una palabra en inglés, por ejemplo average (promedio) en un vocablo más fácil para los hispanohablantes: averaje. Otras demuestran el ingenio y la imaginación características de toda jerga: se puede decir de alguien que se está asimilando que es un avocado (aguacate), o que una mujer dinámica es aeróbica.

Stavans, que nació en México en el seno de una familia judía con raíces en Europa del Este, se crió en un entorno multilingüe. Ha escrito muchas obras, entre ellas Dictionary Days (2005), On Borrowed Words: A Memoir of Language (2001) y The Hispanic Condition: The Power of a People (1995).

No considera que el espanglés sea una expresión del desapego de la cultura de Estados Unidos. Al contrario, lo entiende como “un intento para romper ese desapego, para encontrar maneras para que los latinos se asimilen, aunque eso sí, en nuestros propios términos”. Los hablantes del espanglés forjan una identidad positiva y el uso de esta jerga parece acelerar o facilitar su inserción en lo estadounidense.

A quienes les preocupa que el espanglés vaya a corromper el español, o el inglés, Stavans responde: “el idioma existe en un estado de perenne corrupción. El espanglés no contamina al inglés ni al español más de lo que lo hacen las jergas de los adolescentes, los deportes, la publicidad, etcétera, y en ese caso, cualquier otro idioma extranjero. Un idioma nacional saludable siempre encuentra la manera de negociar con sus contrapartes, interna y externamente, independientemente del estado de desarrollo en que se encuentren esos idiomas”. 

Es más, el espanglés sigue evolucionando. Stavans ha enseñado cursos de espanglés en Amherst y en otros lugares, y varios de sus antiguos estudiantes están ahora haciendo carrera en ese campo, convirtiéndose en una red de investigadores. “He ido agregando periódicamente muchas entradas a mi base de datos. Espero publicar una nueva edición [de mi diccionario] en los próximos años”, dijo.

“El espanglés debe emplearse como escalón intermedio en el proceso de aprendizaje del inglés”, agregó. “Es importante recalcar que, independientemente de lo llamativo que sea el espanglés, la única ruta que los latinos tienen para convertirse en estadounidenses es a través del idioma inglés. Evidentemente, eso no significa que deben abandonar el espanglés, más bien deben utilizarlo como la llave que abre la puerta estadounidense”.

O, como señaló Stavans en una entrevista con la Radio Nacional Pública: “Los latinos aprenden inglés. Eso no significa que deban sacrificar su idioma original, o que deban renunciar a esa mezcolanza que es el espanglés. El espanglés también es un manera creativa de decir: ‘soy estadounidense y tengo mi propio estilo, mis propios gustos, mi propio idioma’”.

Para más información sobre el espanglés y otros cambios en el idioma inglés puede consultar el nuevo periódico electrónico Dynamic English (en inglés). La versión en español estará disponible dentro de dos semanas.

 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial