/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

Pena de muerte para periodistas iraníes repudiada por comunidad internacional

Denominan al país la “cárcel más grande” para la prensa en Cercano Oriente

Publicado: 28 de agosto de 2007

(© AP Images)
Estudiantes iraníes leen el peródico en Teherán, donde dos periodistas reformistas han sido sentenciados a muerte.
Washington – La sentencia de muerte dictada contra dos periodistas iraníes el 16 de julio es otro ejemplo más de lo que se considera la “intolerancia” del régimen iraní a la expresión de opiniones independientes.

Varias organizaciones internacionales de derechos humanos se han sumado al Departamento de Estado en reprobar las acciones del gobierno iraní quien ha dictado sentencias de muerte a los periodistas Adnan Hassanpour y Abdolvahed Butimar. El Departamento de Estado sostiene que estas sentencias de muerte marcan la intensificación de la campaña del régimen iraní contra la prensa libre en el país.

El portavoz del Departamento de Estado Sean McCormack declaró el 15 de agosto que la sentencia de muerte a los dos periodistas tuvo lugar después de un “juicio caracterizado por defectos fundamentales”.

Dijo el funcionario que las sentencias de muerte demuestran “la voluntad [del gobierno iraní] de pisotear los derechos de sus ciudadanos así como de descartar las normas más básicas de la conducta internacional aceptable”.

McCormack agregó que un número importante de editores, periodistas y redactores de blog iraníes han sido objeto de “acoso, arrestos y condenas por ejercer su derecho universal a la libertad de expresión y de reunión”.

PROTESTAS EN TODO EL MUNDO CONTRA SENTENCIAS DE MUERTE

La Unión Europea (UE) declaró el 3 de agosto que le “inquietaba en especial” la represión cada vez mayor contra los grupos en Irán que intentan “ejercer su derecho a la libre expresión de su opinión”.

La UE dijo que Irán debería suspender las ejecuciones de los dos periodistas y asegurarse de concederles un juicio imparcial de conformidad con las propias leyes de ese país y con el Convenio de las Naciones Unidas sobre los Derechos Civiles y Políticos, del cual Irán es signatario.

El Comité de Protección de Periodistas, con sede en Nueva York, comentó el 6 de agosto que le “alarmaban” las sentencias de muerte dictadas y que “las autoridades iraníes deben ofrecer a los dos hombres un proceso jurídico imparcial y transparente”.

Amnistía Internacional y el grupo de defensa de la prensa Reporteros sin Fronteras, con sede en París, han instado a la comunidad internacional a que apele al gobierno de Irán para que detenga las ejecuciones.

Reporteros sin Fronteras declaró que si se agrega a esto los 11 periodistas que tiene encarcelados por haber intentado ejercer su profesión, sigue siendo “la cárcel más grande para la prensa [en el Cercano Oriente] y uno de los países más represivos del mundo en lo que toca a la libertad de expresión en los medios”. La organización fiscalizadora ha incluido al presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, en su lista de los 34 “peores depredadores de la libertad de prensa” del mundo.

Agregó el grupo que la sentencia de muerte en la horca para los dos periodistas iraníes constituye un acto “atroz y vergonzoso”. El grupo ha solicitado a la comunidad internacional a que firme su petición en la que insta al gobierno de Irán a que ponga en libertad inmediata a los dos periodistas.

Las sentencias de prisión dictadas en fechas recientes a otros periodistas en Irán significa que la situación de derechos humanos en ese país “va de peor en peor”, según dijo Reporteros sin Fronteras.

La organización no gubernamental (ONG) Freedom House dijo por su parte que la libertad de prensa en Irán siguió disminuyendo en 2006 a medida que “los líderes conservadores del régimen han arremetido contra publicaciones y periodistas de tinte reformista, mediante la intimidación, los cierres y las detenciones”.

La organización con sede en Washington declaró en su informe anual sobre la situación de la libertad de prensa en el mundo que el público de Irán “ha respondido a la reducción del espacio para la libre expresión” dirigiéndose cada vez más a Internet, así como a la televisión por vía satelital y a la radio. La reacción del gobierno ha sido incrementar los esfuerzos para filtrar Internet e inscribir sitios web particulares, así como continuar la detención de redactores de blog y de otros activistas del medio electrónico.

Otra ONG, Human Rights Watch, informa que los estudiantes y activistas que fueron arrestados en mayo y junio bajo acusaciones de “motivación política” han sido objeto de palizas, sesiones de interrogación de 24 horas, privación de sueño y amenazas por parte de las autoridades que intentan extraer de ellos confesiones sobre supuestos delitos subversivos.

Más información, en inglés, sobre los derechos humanos en Irán está disponible en el sitio web del Departamento de Estado.

Los comunicados de prensa, en inglés, del Comité de Protección de Periodistas y Reporteros sin Fronteras se pueden consultar en los respectivos sitios web de cada organización.

El informe de Freedom House sobre Irán está incluido en el informe (en inglés y en formato PDF) que publica dicha organización sobre la situación de la libertad de prensa en el mundo.

Eric Green
Redactor del Servicio Noticioso desde Washington

A continuación una traducción de un comunicado de prensa emitido por el Departamento de Estado:

(comienza el texto)

DEPARTMENTO DE ESTADO DE ESTADOS UNIDOS
Oficina del Portavoz
Agosto 15, 2007

Declaraciones de Sean McCormack, Portavoz

Gobierno de Irán impone pena de muerte a periodistas
Continúa frenando los puntos de vista independientes

Al sentenciar a muerte al periodista Adnan Hassanpour y al escritor y activista medioambiental Abdolwahed (Hiwa) Butimar, después de un procedimiento judicial fundamentalmente defectuoso, el gobierno iraní una vez más ha demostrado su disposición a pisotear los derechos de sus ciudadanos e ignorar las normas más básicas de una conducta internacional aceptable.

Otros informes que indican que el régimen ha intensificado su campaña contra la prensa iraní, lo que muestra una figura familiar y preocupante sobre lo que ocurre bajo el gobierno de Ahmadi-Nejad. Una considerable cantidad de directores, periodistas y “bloggers” iraníes han sido acosados, arrestados y procesados por ejercitar su derecho universal a la libertad de expresión y de reunión, lo que destaca la intolerancia del régimen hacia la expresión de puntos de vista independientes.

Las autoridades iraníes siguen impidiendo a sus ciudadanos el acceso a la información sin distorsión al atacar los centros informativos independientes, acosar a los proveedores de Internet y confiscar antenas parabólicas. Una prensa libre y una sociedad civil activa son elementos fundamentales en cualquier democracia y son esenciales para que el pueblo iraní pueda proteger sus derechos básicos. Solicitamos a las autoridades iraníes que dejen de perseguir a periodistas y activistas y les urgimos a que respeten los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Estados Unidos está junto al pueblo de Irán que lucha por sus derechos universales, incluyendo la no discriminación y la justicia en su país.

(termina el texto)

 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial