/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

Leyes de libertad de información aumentan en todo el mundo

El 28 de setiembre se celebra el día mundial del “derecho a saber”

Publicado: 31 de agosto de 2007

Washington – La expansión mundial de la democracia y un deseo de combatir la corrupción han llevado a una explosión durante la última década en lo que se refiere a la elaboración de leyes para permitir que los ciudadanos en distintos países puedan acceder a los registros públicos.

Dos expertos en la materia explicaron al Servicio Noticioso que más de 70 países en el mundo habían promulgado leyes sobre la libertad de información con la intención de que estas medidas estimularan la transparencia en el gobierno. El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó que el “Día internacional del derecho a saber” se celebra en todo el mundo el 28 de setiembre “para reconocer y promover la proliferación mundial de la apertura de los gobiernos”. La fecha conmemora la aprobación en 2002 de la Red de Defensores de la Libertad de Información, creada por organizaciones a favor de la libertad de prensa en todo el mundo.

Estados Unidos aprobó la Ley Federal de Libertad de Información en 1966 (FOIA) y en aquél momento era uno de los pocos países en el mundo que ofrecía una vía legal para que cualquier persona u organización pudiera solicitar registros y documentación custodiada por organismos del gobierno federal. Existen leyes similares a nivel estatal. (Véase artículo relacionado).

La ley estadounidense fue aprobada cuando los ciudadanos estadounidenses y sus medios de información exigieron un mejor acceso del público a los documentos que el gobierno tenía sobre la guerra de Vietnam. La ley de información pública más antigua del mundo es la de Suecia, que tiene alrededor de 200 años.

Meredith Fuchs, abogada principal del Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad de George Washington, dijo que la expansión de las leyes de libertad de información en el mundo parte de países que “intentan demostrar que tienen un sistema más transparente y que rinde cuentas” ante sus ciudadanos. Estas leyes también colocan a los países en “una mejor posición” al intentar estos unirse a organizaciones tales como la Unión Europea u otros tipos de “agrupaciones de países”, explicó.

Fuchs comentó que la Corte Interamericana de Derechos Humanos decidió en un caso sin precedentes planteado en 2006 en relación con Chile, que el público tenía un “derecho humano” a acceder a la información de su gobierno, según lo estipulado por la Convención Interamericana de Derechos Humanos. La corte falló a favor de tres activistas medioambientalistas que intentaban obtener información del gobierno chileno en relación con un controvertido proyecto de tala de bosques.

Fuchs indicó que encuentra varias deficiencias en la ley estadounidense, especialmente en lo que se refiere al gran retraso con que se procesan las solicitudes de información de FOIA, pero añadió que en ciertos aspectos la ley estadounidense es la mejor en el mundo porque Estados Unidos tiene “una cultura de aceptación de la rendición de cuentas” por parte de los organismos estadounidenses en lo que se refiere a la apertura de registros y documentos públicos.

Los especialistas de FOIA en los distintos organismos del gobierno de Estados Unidos “cada vez saben mejor” como responder a las solicitudes del público, dijo Fuchs. Añadió que puesto que Estados Unidos tiene una fuerte tradición democrática, los ciudadanos estadounidenses están dispuestos a luchar por su derecho a la información por medio de FOIA, mientras que en las antiguas dictaduras los ciudadanos continúan siendo reacios a solicitar informes públicos.

El Congreso de Estados Unidos aprobó recientemente una ley de reforma que crearía algo como un “defensor del pueblo” para mediar en los casos en que FOIA sea parte del asunto. La Ley del Gobierno Abierto de 2007, que según Fuchs es probable que firme el presidente Bush, también impondría nuevos requisitos a las agencias federales para incrementar la eficiencia en el tiempo de las respuestas de FOIA y establecer nuevos procedimientos para hacer un seguimiento de las solicitudes de FOIA para que no se paralicen o se queden en la burocracia federal.

OLEADA DE LEYES SOBRE LIBERTAD DE INFORMACIÓN TRAS LA GUERRA FRÍA

Steven Aftergood, analista de investigación principal en la Federación de Científicos Estadounidenses con sede en Washington, coincidió con Fuchs en que el mundo ha experimentado una “auténtica oleada de leyes de libertad de información tras la Guerra Fría”.

“No todas las leyes son igual de eficaces o satisfactorias, pero representan un reconocimiento del derecho que tiene el público a la información del gobierno que es norma en las sociedades democráticas”, dijo Aftergood, que encabeza el proyecto de su organización sobre el secretismo del gobierno.

Aftergood comentó que después de la Guerra Fría se produjo una “oleada de democratizaciones” en muchos países del mundo que intentaron desarrollar instituciones democráticas sin que nunca antes hubieran existido, y una de estas instituciones es la adopción de un “régimen de libertad de información”.

Otro factor en el crecimiento de estas leyes, dijo Aftergood, es que “nunca antes ha habido tanta facilidad para acceder a la información y ello a su vez ha creado una mayor expectativa de acceso” a la información. Como consecuencia, se ha producido una “tendencia de autorefuerzo en el plano político y tecnológico que ha hecho de la libertad de información una parte natural de los gobiernos democráticos”, dijo.

Aftergood indicó que está de acuerdo en que Estados Unidos tiene la ley de libertad de información con más “éxito” en lo que se refiere a “establecer la norma de lo que una ley de este tipo puede lograr”. La ley estadounidense incluye nueve categorías de exenciones en las que no hay obligación de diseminar la información, como en casos de seguridad nacional, reglas internas de los organismos y documentos de investigación policial.

Un desafío continuo que se presenta con FOIA, dijo, es que la demanda de información por parte del público continúa mientras que “los recursos están al mismo nivel” y ello causa “incremento en los retrasos y demoras crecientes para responder”.

Aftergood dijo que la reforma que se espera que el presidente Bush sancione cambiará aspectos “que no son revolucionarios pero que mejorarán la capacidad de respuesta del sistema de FOIA”.

Para más información sobre el caso de Chile, véanse el prefacio y la introducción al Informe por Países sobre Prácticas de Derechos Humanos 2006, así como el propio informe, en inglés, en el sitio electrónico del Departamento de Estado.

Para más información sobre FOIA, en inglés, véanse los sitios electrónicos del Departamento de Justicia y del Archivo Nacional de Seguridad.

Eric Green
Redactor del Servicio Noticioso desde Washington

 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial