/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

Periodistas ganan aliados en batalla contra las leyes de “desacato”

Grupos de medios y abogados ayudan a proteger la libertad de información

Publicado: 4 de setiembre de 2007

Washington – Los periodistas que sufren por haber incurrido en “desacato” ante sus jefes de estado reciben ayuda de todas partes del mundo.

Muchos países todavía utilizan las “leyes de desacato” a pesar de que los cuerpos judiciales internacionales tales como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y la Corte Interamericana de Derechos Humanos han dictaminado que estas leyes implican una violación directa de derecho fundamental a la libertad de expresión y de libertad de prensa.

Karin Karlekar, de la organización no partidista Freedom House, explicó al Servicio Noticioso que varios países, especialmente en América Latina y África están en proceso de eliminar estas leyes. Las violaciones de las leyes de desacato pueden llevar a los periodistas a sufrir penas de cárcel o a recibir exorbitantes multas.

La organización de Karlekar informó que el Tribunal Constitucional de Indonesia declaró recientemente inconstitucionales las leyes que prohíben insultar al presidente y vicepresidente del país. La decisión precede un dictamen emitido en el mes de julio por el tribunal indonesio revocando dos claúsulas que tipificaban como delito la difamación del gobierno.

Karlekar, editora gerente de la encuesta anual de su organización sobre la libertad en los medios, explicó que una ramificación de las leyes de desacato es que pueden llevar a los periodistas a “autocensurarse” por miedo a “traspasar los límites” al informar sobre las actividades del gobierno.

Esta situación está especialmente exacerbada en países de Oriente Medio, dijo, donde las leyes de desacato raramente resultan de aplicación por que ya tienen el “efecto abrumador” de intimidar a los periodistas para que practiquen la autocensura al informar.

PROTECCIONES CONTRA EL DESACATO EN ESTADOS UNIDOS

Varios estados y territorios en Estados Unidos tienen leyes penales sobre la difamación que raramente se utilizan, dijo Karlekar, que respondió a unas preguntas el 8 de mayo en una charla electrónica con el Servicio Noticioso desde Washington sobre las condiciones necesarias para una prensa libre. (Véase transcripción, en inglés).

La generación de los padres de la patria estadounidenses estableció una vez una ley contra la libertad de prensa llamada la Ley de Sedición de 1798. Esta ley tipificó como delito la publicación de lo que se consideraban insultos contra el presidente del país y los miembros del Congreso. La ley caducó en 1801 sin que nunca se cuestionara ante los tribunales y fue denunciada por muchos estadistas de aquel tiempo, incluyendo Thomas Jefferson.

Tony Mauro, que es miembro de la junta asesora del Comité para la Libertad Mundial de Prensa con sede en Virginia, escribió en un artículo el 11 de abril que “muchos funcionarios públicos de hoy día probablemente desearían tener todavía esa herramienta para silenciar a los críticos, pero que afortunadamente, los principios de las libertades de expresión y de prensa han prevalecido” en Estados Unidos, dijo Mauro, que es el corresponsal en el Tribunal Supremo de Estados Unidos para el periódico semanal Legal Times.

El Departamento de Estado trabaja para proteger a los periodistas de acusaciones prefabricadas bajo las leyes de desacato que impiden o castigan a los medios por examinar los registros públicos y los actos oficiales. La Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo del Departamento de Estado ha establecido el “Fondo para los Defensores de los Derechos Humanos”, para ayudar a aquellos que promueven a medios y periodistas independientes y otros asuntos relativos. El Departamento de Estado también documenta la libertad de prensa en el mundo en su Informe Anual sobre Derechos Humanos. (Véase artículo relacionado).

INFORME DEL GRUPO MUNDIAL DE PRENSA

El Comité Mundial de Libertad de Prensa publicó un informe de 306 páginas en el que estudia el modo en se aplicaban las leyes de desacato, así como el modo en que cambiaron o fueron eliminadas en 70 países en 2006. El informe, emitido en abril, indica que las leyes de desacato son “incompatibles con los principios de democracia y libertad de expresión”.

Marilyn Greene, editora del informe, dijo al Servicio Noticioso que el tema de las leyes de desacato es importante porque “mientras los periodistas tengan miedo de examinar en detalle las actuaciones y políticas de los funcionarios públicos de sus países por miedo al arresto y otro tipo de castigos, el público en esos países no tendrá acceso a las noticias e información que necesitan para tomar decisiones inteligentes y elegir a sus propios gobiernos”.

Javier Sierra, el director de proyectos del Comité Mundial de Libertad de Prensa, dijo que algunos de los peores países en relación con las leyes de desacato son Irán, Turquía, Bielorrusia, Zimbabwe y Marruecos. Dijo al Servicio Noticioso que Venezuela no utiliza leyes de desacato pero que el país tiene “una nueva serie de leyes penales de difamación muy severas que utilizan con mucha frecuencia”. (Véase artículo relacionado).

Sierra indicó que las leyes de desacato tienen su origen en el Imperio Romano “para proteger al emperador de las críticas del público”. Las leyes ahora actúan, dijo, como “una espada de Damocles sobre las cabezas de los medios informativos” obligando a los periodistas a “cumplir con su deber de informar al público con el riesgo de ser encarcelados y de que sus publicaciones sean cerradas”.

Los cuerpos internacionales de justicia, comentó Sierra, apoyan el concepto de que los funcionarios públicos “deben esperar más y no menos examen y críticas por parte del resto de la sociedad”.

El grupo de Sierra, que coopera con otras ocho organizaciones de defensores de los medios, administra el “Fondo contra la censura” que proporciona subvenciones de asistencia a periodistas de medios informativos que se enfrentan a causas criminales. Las subvenciones se dirigen principalmente a la contratación de abogados en casos de calumnia, difamación y otros que se consideran “motivados políticamente y dirigidos a silenciar a los medios informativos independientes”.

CAPACITACIÓN RELACIONADA CON EL DERECHO SOBRE LOS MEDIOS

La Universidad de Oxford en Inglaterra ofrece cursos sobre derecho y políticas relacionados con los medios. El Programa de la universidad en derecho y políticas comparados de los medios auspicia en el mes de septiembre un “Concurso de simulación de juicios sobre derecho de los medios” para estimular el interés en las normas internacionales de protección de la libertad de información.

Para más información sobre los cursos, en inglés, véase el sitio electrónico de esta universidad.

Para más información, véanse el prefacio y la introducción al Informe por Países sobre Prácticas de Derechos Humanos 2006, en inglés, en el sitio electrónico del Departamento de Estado.

Para más información sobre el Fondo para los Defensores de los Derechos Humanos, véase el sitio electrónico de la organización.

El texto completo del informe del Comité Mundial de Libertad de Prensa está disponible, en inglés, en el sitio electrónico de la organización.

Eric Green
Redactor del Servicio Noticioso desde Washington

 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial