/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

La Armada de Estados Unidos todavía combate piratas en alta mar

Destruye buque pirata frente a costas somalíes y ayuda a tripulación norcoreana

Publicado: 5 de noviembre de 2007

(U.S. Navy photo)
Miembros de la Armada de EE.UU. abordan un buque para ayudar a la tripulación herida tras una lucha contra piratas frente a las costas de Somalia. Los miembros de la Armada abordaron el navío después de que la tripulación retomara el control del buque. La protección de las rutas marítimas contra terroristas y piratas es parte vital de la misión de la Armada, dice un militar estadounidense.
Washington -- Contraatacar a la piratería y cualquier otra amenaza es algo que se espera indudablemente del personal de la Armada de Estados Unidos que patrulla las rutas marítimas criticas alrededor del mundo, y octubre ha sido un mes activo para los que vigilan las actividades de piratas frente a las costas del Este de África.

El 30 de octubre, un destructor de la Armada estadounidense respondió a una llamada de auxilio -- enviada por medio de la Oficina Marítima Internacional -- de la tripulación norcoreana de un buque asaltado por piratas en aguas internacionales el 29 de octubre.

El buque USS James Williams estadounidense envió un helicóptero para investigar la situación en el carguero de azúcar Dai Hong Dan, situado a 60 millas náuticas frente a la costa de Somalia.

El helicóptero confirmó la situación en el navío -- los piratas tenían control del puente de mando del navío mientras la tripulación estaba confinada en las áreas del timón e ingeniería – y el destructor se dirigió a la escena. A su llegada, la Armada exigió a los piratas que se rindieran.

La llegada de la ayuda estadounidense alentó a los norcoreanos a luchar contra los piratas, y como resultado se inició una balacera que dejó a dos piratas muertos y cinco capturados. Aunque la tripulación norcoreana retomó el control de su navío, tres de sus miembros resultaron heridos en la balacera.

Médicos de la Armada de Estados Unidos fueron invitados a abordar para atender a los heridos. Los marineros norcoreanos fueron llevados al destructor estadounidense para que recibieran tratamiento médico y más tarde regresaron a su buque. Los cinco piratas sobrevivientes estuvieron bajo guardia en el navío norcoreano, que regresó al puerto somalí de Mogadishu.

Un buque de la coalición destruyó los dos esquifes piratas para no vuelvan a usarse con propósitos infames.

La piratería es un problema constante a lo largo de la costa somalí. Algunos de los piratas tienen conexión con grupos somalíes y se les ha visto portando armas sofisticadas y equipo de rastreo.

ESTRATEGIA MARÍTIMA ES CLAVE PARA CONTRAATACAR LA PIRATERÍA

Para la Armada de Estados Unidos, la protección de las rutas marítimas criticas y la respuesta a amenazas tradicionales como los piratas y terroristas es parte de un día de trabajo. El teniente coronel de la Fuerza Aérea de Estados Unidos Todd Vician dijo al Servicio Noticioso desde Washington que el contraataque a la piratería es solamente una parte de una estrategia más amplia de seguridad marítima.

El incidente del 30 de octubre tuvo implicaciones bilaterales. La prensa surcoreana especuló que la ayuda estadounidense a la tripulación norcoreana puede contribuir a una “creciente mejora en las relaciones” entre Corea del Norte y Estados Unidos. Yonhap, una agencia de noticias surcoreana, dijo que el incidente del navío norcoreano probablemente ayudará en los esfuerzos para normalizar las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Corea del Norte. El secretario de Estado adjunto Christopher Hill dijo a los reporteros en Beijing el 31 de octubre que ha hablado sobre el incidente de los piratas y la intercesión de la Armada durante pláticas con su homólogo norcoreano en un esfuerzo por acabar con la amenaza de armas nucleares en la península coreana.

La comandante de la Armada de la Quinta Flotilla de Estados Unidos en Bahrein Lydia Robertson dijo a la Prensa Asociada que el objetivo de la Armada es la remoción de piratas de cualquier buque de transporte de manera que “los navíos puedan regresar a al tráfico y tránsito legítimos”.

Un portavoz de relaciones públicas con el Comando Central de Estados Unidos dijo que la piratería en un “serio problema internacional que requiere una solución internacional”. La Armada, indicó, continuará colaborando con organizaciones internacionales como la Oficina Marítima Internacional con sede en Malasia para “alentar a los marineros a que tomen las precauciones necesarias para mejorar su seguridad y protección”.

Las fuerzas estadounidenses y de coalición conducen operaciones de seguridad marítima de manera rutinaria. El subteniente de la Armada Joseph Holstead expresó que dichas operaciones se llevan a cabo de conformidad con la ley internacional “para ayudar a asegurar la protección y seguridad en aguas internacionales de manera que todos los navíos comerciales puedan operar libremente mientras transitan por la región”.

En un incidente separado en octubre, un navío con bandera panameña envió una llamada de peligro en el Golfo de Adén. Las fuerzas de Estados Unidos y de la coalición de Australia, Alemania, Italia, Pakistán, el Reino Unido y otras naciones vigilan la situación.

Jacquelyn S. Porth
Redactora del Servicio Noticioso desde Washington


###
 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial