/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

Afirma Bush en conferencia que es el momento para la paz en Oriente Medio

Las conversaciones israelí-palestinas se reiniciarán en diciembre

Publicado: 28 de noviembre de 2007

[White House photo by Chris Greenberg]
El presidente Bush felicita al primer ministro israelí Ehud Olmert, derecha, y al presidiente palestino Mahmoud Abbas, izquierda, el día de la apertura de la Conferencia sobre paz en Oriente Medio, el 27 de noviembre en Anápolis, Maryland. “Hoy, los palestinos e israelíes comprenden que ayudar al otro a realizar sus aspiraciones es clave para hacer realidad sus propias aspiraciones”, dijo Bush en la conferencia.
Washington -- El momento ha llegado para establecer un estado palestino y para la paz en el Oriente Medio, y para ellos israelíes y palestinos necesitarán de ayuda internacional, dijo el presidente Bush ante los representantes de casi 50 países y organizaciones internacionales en una conferencia realizada en la Academia Naval de Estados Unidos en Anápolis, Maryland.

“El momento es apropiado. La causa es justa. Y con un duro esfuerzo, sé que pueden tener éxito”, expresó Bush el 27 de noviembre después de una reunión conjunta con el presidente palestino Mahmoud Abbas y el primer ministro israelí Ehud Olmert.

Después de su reunión con Bush, los líderes israelí y palestino emitieron un “entendimiento conjunto” para reiniciar conversaciones permanentes hasta que los asuntos pendientes se resuelvan, señalando que ello podría resultar en un tratado de paz para finales de 2008.

“Hoy, tanto palestinos como israelíes entienden que para alcanzar sus propias aspiraciones es fundamental ayudar al otro a que logre sus aspiraciones”, indicó Bush al añadir que el éxito requerirá de la creación de una Palestina independiente y democrática, el componente primordial de la propuesta de Bush para una “solución de dos estados”.

Una comisión directiva palestino-israelí, que supervisará las negociaciones, sostendrá su primera reunión el 12 de diciembre, seguida por una conferencia de donantes a realizarse el 17 de diciembre en París, auspiciada por el Cuarteto para la Paz en Oriente Medio conformado por las Naciones Unidas, la Unión Europea, Rusia y Estados Unidos.

“Nuestro trabajo es alentar a los participantes en este esfuerzo -- y brindarles el apoyo que necesitan para que tengan éxito”, explicó Bush al hacer un llamado a los participantes de la conferencia, particularmente a los 16 estados árabes que asistieron a la conferencia, para apoyar el liderazgo de Abbas y del primer ministro palestino Salam Fayyad en su tarea de forjar las instituciones de un futuro estado palestino.

Abbas y Olmert prometieron también poner a la práctica sus obligaciones asumidas en la Hoja de Ruta del Cuarteto -- un plan integral para resolver asuntos políticos, económicos, de seguridad y humanitarios para terminar con el conflicto israelí-palestino, con Estados Unidos en función de “observador y juez” para que ambas partes apliquen el acuerdo.

Bush elogió a ambos líderes al indicarles que su esperanza común en la paz hizo posible que se realizara la conferencia de Anápolis.

“El presidente Abbas entiende que un estado palestino no nacerá del terror y que el terrorismo es el enemigo que hay que enfrentar en el camino de un estado”, dijo Bush. “El primer ministro Olmert entiende el sufrimiento y la indignidad que siente el pueblo palestino y aclaró que con el establecimiento de un estado palestino responsable y democrático mejorará la seguridad de Israel”.

La participación de la comunidad internacional en Anápolis, agregó Bush, muestra no sólo su apoyo a la paz, sino también su preocupación ante el creciente extremismo a lo largo de la región.

“Los extremistas buscan imponer una visión oscura en el pueblo palestino, una visión que se aprovecha del desaliento y la desesperanza para sembrar el caos en la Tierra Santa”, afirmó Bush. “Si esta visión prevalece, el futuro de la región será de terror sin fin, una guerra sin fin y un sufrimiento sin fin”.

Al hacer un llamado a los líderes palestinos para enfrentar la corrupción y desmantelar las redes terroristas que operan dentro de sus fronteras, y a los israelíes para negociar los asentamientos, remover puestos no autorizados, terminar la expansión de los asentamientos y apoyar el surgimiento de un nuevo estado palestino, Bush prometió apoyar los esfuerzos israelí-palestinos durante los meses que le restan en el cargo y urgió a los negociadores a tener paciencia y ser flexibles.

“El resultado de las negociaciones que inician depende de los israelíes y palestinos mismos”, expresó Bush.

ABBAS Y OLMERT PROMETEN TRABAJO A FAVOR DE LA PAZ

En declaraciones a los participantes de la conferencia, Abbas indicó que la paz era posible pero que requerirá de esfuerzos intensivos conjuntos para resolver los asuntos más delicados en el meollo del conflicto, que incluye las fronteras, el derecho a retornar para millones de refugiados palestinos a lo largo de la región, el estatus de Jerusalén y los derechos de agua.

Olmert prometió que, a pesar de las decepciones diplomáticas anteriores y las constantes amenazas a la seguridad, Israel estaba listo.

“Las negociaciones se enfocarán en todos los asuntos que hemos evitado tratar hasta ahora. Haremos esto directamente, abiertamente y con valentía. No evitaremos ningún tema”, afirmó.

Abbas elogió a Olmert como un socio en la paz y dedicó al pueblo israelí una cita del presidente John F. Kennedy, “Nunca nos dejen negociar atemorizados y nunca nos atemoricen a negociar”.

“Pienso que no existe otra ruta que la ruta de la paz”, expresó Olmert. “Pienso que no existe otra solución solo que la solución de dos estados nacionales para dos pueblos. Pienso que no existe una ruta que no involucre un compromiso doloroso”.

Para más información, ver Oriente Medio y Asia del Sur.

David McKeeby
Redactor del Servicio Noticioso desde Washington


###
 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial