/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

Celebración de la Semana de la Educación Internacional

"Les pido que le den el regalo del optimismo a cada joven con el que se encuentren", dijo el embajador Baxter

Publicado: 30 de noviembre de 2007

[U.S. Embassy photo by Vince Alongi]
El embajador de los EE.UU., Frank E. Baxter, hace uso de la palabra para dar la bienvenida a los participantes del acto conmemorativo para celebrar la Semana de la Educación Internacional 2007. En su discurso, el embajador Baxter destacó la importancia de preparar más capital humano para que alcance su potencial en este siglo veintiuno. "En el mundo de hoy es que hay una gran escasez de trabajadores especializados y la situación se está empeorando. A medida que se jubilan los 'baby boomers', no se encuentra la fórmula para reemplazarlos adecuadamente", afirmó Baxter.
[U.S. Embassy photo by Vince Alongi]
El consejero de Relaciones Públicas de la embajada de los EE.UU., Robert Zimmerman, conversando con alumnos de escuela Pública.
[U.S. Embassy photo by Vince Alongi]
El embajador Baxter y la directora general del Consejo de Educación Primaria, Mag. Edith Moraes.
[U.S. Embassy photo by Vince Alongi]
El Dr. José Luis Badano hablando sobre su participación en el programa Fulbright.
[U.S. Embassy photo by Vince Alongi]
Jóvenes Embajadores Lucía Recalde, Valentina Groposo, Renzo Costa and Mauricio Ferrao.
[U.S. Embassy photo by Vince Alongi]
Ganadoras del concurso Empresas Virtuales, Maria Agustina Macagno, Valentina Blanco and Carla Giovanoni.
[U.S. Embassy photo by Vince Alongi]
Alumnos de escuela pública realizan una presentación sobre los peligros del tabaquismo.

"Les pido que le den el regalo del optimismo a cada joven con el que se encuentren. Díganle que saben que puede aprender y tener éxito, que ustedes lo van a ayudar y que esperan que triunfe. Yo lo he hecho miles de veces y es lo más cerca de un milagro que he estado nunca", dijo el embajador de los EE.UU., Frank E. Baxter, durante la celebración de la Semana de la Educación Internacional realizada el 28 de noviembre en su Residencia oficial.

A continuación brindamos una transcripción de las palabras del Embajador Baxter:

(comienza la transcripción)

CELEBRACIÓN DE LA SEMANA DE LA EDUCACIÓN INTERNACIONAL

Residencia del Embajador de los Estados Unidos
Montevideo
Miércoles, 28 de noviembre de 2007

MENSAJE DEL EMBAJADOR DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA ANTE URUGUAY
FRANK E. BAXTER

Es un gusto darles la bienvenida a la residencia de la Embajada hoy, con motivo de celebrar la Semana de la Educación Internacional, para enfocarnos en el tema más importante del mundo de hoy. Dicho tema es preparar más capital humano para que alcance su potencial en este siglo veintiuno.

Yo no soy educador de profesión, pero he estado en el área de los recursos humanos toda mi vida. Como Ejecutivo Principal de dos grandes empresas, la tarea más importante que tuve era la de reclutar talentos, capacitarlos, conservarlos y motivarlos. En este siglo, no existe ningún recurso que sea tan importante como el recurso humano. Todo lo demás es un `comodity.´ Toda organización, ya sea una corporación, una institución o un país que no se enfoque en esa realidad, seguramente va a fracasar.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta en el mundo de hoy es que hay una gran escasez de trabajadores especializados y la situación se está empeorando. A medida que se jubilan los baby boomers, no se encuentra la fórmula para reemplazarlos adecuadamente. En mi país, se estima que entre los próximos cinco a diez años, habrá de 30 a 40 millones de puestos disponibles. Aún los grandes proveedores de mano de obra especializada de los últimos años, India y China, se están quedando cortos. Las consecuencias de esa escasez será desastrosa. Sin los suficientes trabajadores especializados, el crecimiento económico declinará, llevando al mundo a un prolongado estancamiento.

Lo segundo a considerar es que las oportunidades de trabajo para gente no especializada se está reduciendo rápidamente. Y esto no pasa por la competencia de Asia, porque allí también se está reduciendo rápidamente. La causa principal es el inevitable avance de la tecnología. Un ejemplo claro es lo que ocurrió tempranamente en mi país. A comienzos del siglo veinte, el sesenta por ciento de los trabajadores de los Estados Unidos se ocupaba de la agricultura. Ahora ese número se convirtió en un uno por ciento y la producción ha aumentado dos mil por ciento. Claramente, la perspectiva de enormes cantidades de trabajadores desempleados y sin expectativas de ocupación, es un acuciante problema social.

La solución para esta situación es, por supuesto, la educación. Los profesionales han luchado duramente con el tremendo desafío que confrontan. Yo los aplaudo. Su tarea es por demás difícil. Pero hay mucho más que se puede hacer. Lamentablemente, la tecnología, que ha aumentado la productividad humana de muchas formas en casi todos los campos, apenas si ha tocado a la educación. Hay muchas herramientas disponibles que podrían equilibrar significativamente las capacidades actuales. Yo recomiendo a los profesionales que las usen.

No podemos esperar que los profesionales por si solos manejen esta crisis. Para triunfar, cada ciudadano debe estar involucrado y comprometido de manera significativa. Yo tuve la oportunidad de abrir siete escuelas para estudiantes de bajos recursos en mi ciudad natal de Los Angeles. También me ocupé bastante de movilizar a políticos y educadores para que mejoraran su performánce. Fue muy duro pero ya estamos viendo algunos resultados. Siempre hay algo que cada uno de nosotros puede hacer – ya sea apoyar a algún estudiante con su tarea, dar algo de nuestro tiempo para ayudar en una escuela, donar equipos o involucrarnos en política.

Un ingrediente vital que todos podemos aportar es la motivación. Si bien la crisis que mencioné es real, el potencial que tiene el mundo de hoy es el mejor que haya tenido jamás. Tenemos la perspectiva de gozar de mejor salud, de ser más inteligentes, más pacíficos y más prósperos que en cualquier otra época. La única barrera que existe, es nuestra propia mente. Para lograr el mayor potencial, debemos dar a nuestros jóvenes confianza en ellos mismos y visión y optimismo sobre el futuro. El optimismo es la mayor fuerza y el ingrediente más importante del éxito de cualquier cosa. Les pido que le den el regalo del optimismo a cada joven con el que se encuentren. Díganle que saben que puede aprender y tener éxito, que ustedes lo van a ayudar y que esperan que triunfe. Yo lo he hecho miles de veces y es lo más cerca de un milagro que he estado nunca.

Quisiera referirme por un instante a cómo hacer para retener parte de los recursos humanos. Claramente, cualquier entidad que esté perdiendo un porcentaje importante de sus capacidades está en problemas. Pero es bueno saber que ya no es necesario mudarse para conseguir un buen trabajo. En este siglo los trabajadores crean puestos de trabajo tanto como lo hacen los empresarios. Si una persona tiene la destreza requerida y los empresarios la descubren, seguramente van a ir a buscarla. Hay cientos de ejemplos de profesionales uruguayos que aún trabajando para empresarios de otros países, siguen viviendo en Uruguay. Es preciso que esta buena noticia se difunda.

Para mi, es una bendición estar en este hermoso país que tiene la gente más amable del mundo. Tengo la seguridad de que el Uruguay va a adaptarse rápidamente a este mundo cambiante. Y espero tener la oportunidad de ayudar.

Muchas gracias.

(termina la transcripción)

 
###

 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial