/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
ENGLISH

“Competitividad de los Trabajadores en la Economía Global”

Discurso de la Secretaria de Trabajo, Elaine L. Chao

Publicado: 13 de diciembre de 2007

Discurso de la Ministra Elaine L. Chao
Ministerio del Trabajo de los Estados Unidos de América
Ante la Cámara de Comercio de Uruguay - Estados Unidos
11 de diciembre, 2007

“Competitividad de los Trabajadores en la Economía Global”

Es un placer para mí haber regresado a Montevideo. La última vez que estuve aquí fue el 1 de Marzo del año 2005 para representar al Presidente y a los Estados Unidos de América con motivo de la ceremonia de Inauguración del Presidente Vázquez.

Antes de venir a Uruguay, visité la Argentina donde estuve al frente de la Delegación Presidencial con motivo de la Inauguración de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

América del Sur es una región importante para los Estados Unidos de América y nosotros, como vecinos que somos, aceptamos la oportunidad de visitarla una vez más para intercambiar puntos de vista entre nosotros para de esta forma buscar soluciones a los desafíos en común.

Durante los últimos dos meses, el Secretario de Comercio de los EE.UU., Carlos Gutiérrez, y el Secretario de Hacienda de los EE.UU., Hank Paulson, también visitaron Uruguay.

El Presidente George W. Bush y la Primera Dama Laura Bush disfrutaron mucho de su visita a Uruguay en Marzo. Además, yo sé que el Presidente Bush y el Presidente Vázquez comparten una relación cordial y amistosa.

Espero disfrutar mucho de mi estancia en Uruguay y ahora quisiera elaborar y compartir con ustedes algunos de los principios que son fundamentales para la economía de los Estados Unidos de América y su capacidad de crear buenos trabajos. También quiero compartir con ustedes la estrategia que utiliza nuestro Departamento de Trabajo para ayudar a nuestros trabajadores a mejorar continuamente sus conocimientos y mantenerse competitivos en una economía mundial.

La mejor forma en que el gobierno de los Estados Unidos de América ayuda a los trabajadores consiste en crear una situación favorable para el crecimiento económico y la creación de plazas de empleo. EE.UU. considera que el sector privado crea plazas de empleo y que el papel del gobierno es crear una situación que fomente el crecimiento económico. Esto último es crítico para asegurar que los Estados Unidos de América se mantenga competitivo en la economía mundial. Para nosotros, eso significa que tenemos que reducir los reglamentos e impuestos excesivos, y los pleitos legales que limitan el crecimiento económico.

La economía de los EE.UU. está basada en un sistema económico de mercados libres que favorece impuestos bajos, mercados laborales flexibles, y apertura comercial. El plan del Presidente para el crecimiento económico incluye cuatro puntos claves:

Fomentar sistemas de cuidado de salud a precios mas económicos;
Reducir el número de pleitos legales;
Racionalizar los requerimientos de las normas y los informes requeridos de las empresas, especialmente para las PYMES; y
Hacer posible que las familias y las empresas puedan planificar con certeza para el futuro mediante la reducción de todos los impuestos para todos.
Como parte de crear un clima de crecimiento económico y fomentar el empleo, es necesario quitar la mayor parte posible de barreras al crecimiento. Esto es sumamente importante para los EE.UU. porque mucho de nuestro crecimiento económico y creación de empleos proviene de las PYMES, las cuales tienen recursos limitados. De hecho, dos tercios de los empleos creados en nuestro país en los últimos quince años fueron creados por las PYMES. Por esta razón, la administración del Presidente Bush ha tomado varias medidas, por ejemplo, simplificar los requerimientos para expedir licencias para establecer una empresa pequeño. Además, en los EE.UU. la mayor parte de los negocios pequeños pagan impuestos en base a la tasa individual de impuestos a la renta. Esto ha aumentado la cantidad de capital disponible a las pequeñas empresas para invertir en tecnología, crecer, y emplear a más trabajadores.

Hoy en día la economía de los EE.UU. sigue creando puestos de trabajo, a pesar de que estamos encarando varias situaciones difíciles. Nuestro país lleva 51 meses consecutivos durante los cuales se han creado empleos. Nuestra economía ha creado más de 8.3 millones de nuevos empleos desde agosto del 2003 – más que la Eurozona y Japón combinados. En el tercer trimestre de este año el crecimiento del PBI fue del 4.9 por ciento. Nadie sabe lo que viene en el futuro. Pero la historia nos demuestra que cuando la economía de EE.UU. se enfrenta a retos serios, al largo plazo las bases fundamentales de nuestro sistema siempre nos ayudan a recuperar sobre un camino caracterizado por la expansión económica y la prosperidad.

Al igual que todas las naciones, la economía de los EE.UU. enfrenta retos difíciles. La fuerza laboral de los EE.UU. es la columna vertebral de nuestra economía, y hoy en día la demanda por trabajadores de altas competencias laborales es global. Al igual que Uruguay, los EE.UU. está tratando de encarar este asunto. Nuestro país esta viviendo un déficit de capacidades laborales durante la transición a una economía basada en conocimientos técnicos muy altos. Ahí es donde ocurre una disparidad entre la oferta de competencias laborales de nuestra fuerza laboral, y la demanda por altas capacidades laborales en los empleos de los sectores crecientes de la economía. En la próxima década, casi dos tercios de los pronosticados 15.6 millones nuevos empleos nuevos serán en ocupaciones que requieren educación al nivel del bachillerato. Estos trabajos requieren más creatividad y más análisis crítico. Por consecuencia, hay una mayor demanda de trabajadores con más conocimiento, más capacidades laborales y más creatividad y estos trabajadores están ganando sueldos más altos.

Entre el 2006 y el 2016, por ejemplo, nuestro país va a necesitar 2.8 millones de trabajadores profesionales en el campo del cuidado de la salud, y más de 950,000 ingenieros, incluyendo en los campos aeroespaciales, biomédicos, tecnología geoespacial, y en las ciencias naturales, entre otros.

El Departamento de Trabajo de los EE.UU. juega un papel en ayudar a los trabajadores a obtener el nivel de capacitación y educación necesario para tener acceso a estos empleos. El Departamento, como algunos de ustedes ya saben, es uno de los Ministerios en el gobierno de los EE.UU. que tiene una función amplia de regulación sobre distintos temas. Los objetivos del Departamento son proteger la salud, mantener la seguridad e higiene en los centros de trabajo, resguardar los derechos de la jubilación, y fomentar la competitividad de la fuerza laboral de los EE.UU. El Departamento cumple con este deber con un presupuesto de aproximadamente $51 billones y cerca de 17,000 empleados.

Proveer una fuerza laboral con más educación y capacidades laborales es ciertamente el futuro que se vislumbra para un país desarrollado como los EE.UU., dentro del marco de la economía mundial. Los EE.UU. no puede competir y no quiere competir con países que crean empleos de bajos salarios y de bajas capacidades laborales. Un aspecto clave de la estrategia que sigue nuestro país es de identificar los sectores de la economía que están creciendo e identificar cuales son los conocimientos necesarios para poder desempeñar exitosamente los empleos que se están creando. La fuerza laboral de los EE.UU. es la fuerza laboral más productiva del mundo, según un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (que forma parte de las Naciones Unidas) que fue emitido el 3 de septiembre del 2007. Para que los EE.UU. pueda mantenerse competitivo en la economía mundial, nuestra fuerza laboral tiene que tener acceso al nivel de capacitación y educación necesario para poder actualizar sus capacidades laborales de manera contínua.

Por eso es que el Presidente Bush ha enfatizado una reforma de la educación desde el comienzo escolar hasta el último año del bachillerato. Las escuelas en los EE.UU. no están produciendo un número semejante de estudiantes que estudien CTIM (Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), lo cual constituye un problema que estamos tratando de resolver. Una de las primeras cosas que el Presidente Bush luego de su asunción fue la presentación de la reforma del sistema educativo más importante en los últimos 50 años. Altos conocimientos básicos son esenciales para desarrollar una fuerza laboral educada que puede prosperar en la economía global del siglo 21. Además, nuestra experiencia es que los trabajadores tienen más éxito cuando tienen la oportunidad de actualizar su educación y capacidades laborales durante toda su carrera profesional.

Por eso es que nuestro país se enfoca en la capacitación laboral después de la educación formal. Y un objetivo clave del Departamento de Trabajo de los EE.UU. es ayudar a aumentar el nivel de capacitación de la fuerza laboral. De hecho, el Departamento proporciona cerca de $9.5 billones anuales para ayudar a los trabajadores desempleados a que tengan acceso a programas de capacitación y servicios de todo tipo para encontrar empleos.

El Departamento de Trabajo también ayuda a los trabajadores a encontrar empleos a través de 3,200 “Centros de Empleo,” financiados por el sector público. Estos Centros se encuentran dispersos por todo el país y representan una parte importante de la inversión de nuestra nación en nuestros trabajadores y en la capacitación.

Estas mismas son entidades independientes y sin fines de lucro que operan conjuntamente con los gobiernos estatales y locales, las cuales reciben financiamiento, pero son administradas por una junta de directores a nivel local. El gobierno insta a los empresarios que participar en las juntas directivas de estas organizaciones sin fines de lucro porque de esa forma pueden proveer información sobre las diversas capacidades requeridas en los lugares de trabajo.

En estos centros, los trabajadores desempleados pueden averiguar todo con respecto a los distintos programas gubernamentales a su disposición. Estos Centros de Empleo tienen un personal que consiste en profesionales y consejeros dedicados a su labor, con muchos recursos a su disposición, incluyendo bancos de computadoras disponibles para aquellos que no cuentan con computadoras en su casa o no tienen acceso alguno, bibliotecas de información sobre empleos, y directorios de plazas vacantes. Si no saben como operar la computadora o navegar la red de Internet, allí se les enseñará.

Los trabajadores desempleados que visitan esos Centros pueden obtener información con respecto al área en donde viven, las capacidades laborales necesarias para dichos empleos, en donde obtener la capacitación necesaria para las capacidades requeridas, consejos con respecto a como buscar y obtener dichos empleos, por ejemplo, incluyendo consejos sobre como escribir un currículo. Pueden obtener consejos profesionales y una amplia variedad de otros servicios relacionados con la búsqueda de trabajo y otros servicios.

El próximo paso consiste en expandir la capacidad del sistema educacional para ofrecer programas de capacitación a los trabajadores.

En los EE.UU. existen instituciones, llamadas colegios locales, que ofrecen programas educacionales por un período de dos años y que juegan un papel importante en la capacitación laboral. Estas instituciones se especializan en educar a trabajadores en competencias técnicas laborales que no requieren una persona graduada de un programa universitario de cuatro años de estudio, pero que requieren más allá del bachillerato. Las personas estudian en los colegios locales para obtener certificados y títulos que les permiten ser enfermeros, técnicos en computadoras, febotomistas, y muchos otros tipos de ocupaciones que requieren capacidades técnicas. Los colegios locales tienen muchas ventajas. Se encuentran comúnmente por todos los EE.UU., y por consecuencia son muy accesibles. Los programas de estudios nocturnos y durante los fines de semana están disponibles, de manera que las personas que trabajan durante el día también pueden estudiar para mejorar sus conocimientos. El costo de los programas es muy bajo en comparación con los programas de cuatro años de estudio en las universidades. Los colegios locales han demostrado ser muy valiosos para nuestro país con respecto a disminuir la deficiencia de capacidades laborales.

Otra forma para capacitar a las personas es a través de programas de aprendizaje, muchos de los cuales son manejados por los sindicatos obreros. Estos programas combinan capacitación en el trabajo junto con instrucción en una clase, y juegan un papel importante en el desarrollo de la fuerza laboral en muchas industrias claves, como el cuidado de la salud, la tecnología informática, y el transporte.

Hasta ahora, yo sólo he hablado de los programas del gobierno. Debo mencionar que las empresas en el sector privado de los EE.UU. proporcionan decenas de billones de dólares anualmente para mejorar la capacitación laboral de sus empleados.

Durante el período de nuestra Administración, nosotros continuaremos desarrollando una política pro-crecimiento económico que fomente la creación de empleos para nuestra fuerza laboral y que enfatice la importancia de la educación y la capacitación. Esto es clave para asegurar que nuestra fuerza laboral siga siendo competitiva en la economía mundial del siglo 21.

Una de las razones por las cuales los EE.UU. ha demostrado ser tan resistente durante los últimos seis años a pesar de los muchos desafíos, es que tenemos una tasa baja de impuestos a la renta sobre los ingresos, algo que permite que mas estadounidenses ahorren su dinero, producto de su arduo trabajo. Esto les da más dinero a los trabajadores para gastar cuando la economía se desacelera, lo cual estimula la economía y provee más capital para empezar nuevas empresas y crear más empleos. Esto ha funcionado. A pesar de que tuvimos muchos desafíos durante los últimos seis años - una desaceleración de la económía, los ataques terroristas, los escándalos en las grandes empresas, el peor desastre natural en nuestra historia, y altos precios del petróleo – nuestra economía continúa creando empleos a un ritmo estable para una fuerza laboral que registra un aumento sostenido de cerca de un millón de nuevos trabajadores anualmente y en estos momentos suma aproximadamente más de 153 millones.

Finalmente, permítanme mencionar otro punto clave que contribuye en una forma positiva a la competitividad de los EE.UU. en la economía mundial, la cual Uruguay comparte. Los EE.UU. y Uruguay comparten un compromiso a la democracia, al estado de derecho, a la transparencia, y a la responsabilidad. Estos principios - junto con una fuerza laboral productiva y con amplias capacidades laborales - constituyen ventajas competitivas en una economía mundial.

Ustedes los empresarios están creando empleos y esperanza y oportunidades para los hijos e hijas de Uruguay. Estoy emocionada por mi visita a Zonamerica y al Ingenio Incubador de Empresas esta tarde. Estos lugares son buenos ejemplos del progreso que Uruguay ha realizado para crear nuevos empleos que van a atraer y mantener trabajadores en la fuerza laboral de Uruguay. Trabajando juntos, los EE.UU. y Uruguay pueden asegurar que los beneficios de la democracia y del crecimiento económico sean compartidos entre todos.

Muchas gracias por haberme invitado a estar aquí hoy día.


###
 

/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial