/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
Imprimir  |   | Subscíbase a nuestro envío RSS  | ENGLISH  

Principales países de tránsito o producción de drogas ilícitas

Memorando presidencial a la secretaria de Estado
 
Publicado: 23 de setiembre de 2008  
Afganistán, las Bahamas, Bolivia, Brasil, Birmania, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, Haití, India, Jamaica, Laos, México, Nigeria, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú y Venezuela son los países identificados como principales países de producción o tránsito de drogas ilícitas en 2008, según indica el memorando presidencial del 16 de septiembre de 2008.

A continuación una traducción de un comunicado de prensa emitido el 16 de septiembre por la Casa Blanca y publicado por el Departamento de Estado:

(comienza el texto)

LA CASA BLANCA
Comunicado de prensa
Oficina del secretario de Prensa
16 de septiembre de 2008

Determinación presidencial No. 2008-28
MEMORANDO PARA LA SECRETARIA DE ESTADO

ASUNTO: Determinación Presidencial sobre los principales países de tránsito o producción de drogas ilícitas año fiscal 2008.

De conformidad con la sección 706(1) de la Ley de Autorización de Relaciones Exteriores para el Año Fiscal 2003 (Ley Pública 107-228) (FRAA), por la presente identifico a los siguientes países como principales países de producción o tránsito de drogas ilícitas: Afganistán, Las Bahamas, Bolivia, Brasil, Birmania, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, Haití, India, Jamaica, Laos, México, Nigeria, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú y Venezuela.

La presencia de un país en la Lista de Principales no es necesariamente un reflejo adverso de los esfuerzos de su gobierno en la lucha contra las drogas o del nivel de cooperación con Estados Unidos. De acuerdo con la definición estatutaria de un país principal de tránsito o producción de drogas ilícitas establecida en la sección 481 (e)(2) y (5) de la Ley de Ayuda Exterior de 1961, como fue enmendada (FAA), una de las razones por la cual se coloca en la lista a los principales países de tránsito o producción de drogas ilícitas, es la combinación de factores económicos, geográficos y comerciales que permiten el tránsito o la producción de drogas ilícitas, a pesar de las enérgicas medidas del gobierno de dichos países.

De conformidad con la sección 706(2)(A) de la FRAA, por la presente designo a Bolivia, Birmania y Venezuela como países que en los 12 meses anteriores, han dejado de modo demostrable de adherirse a sus obligaciones según los acuerdos antinarcóticos internacionales y tomar las medidas expuestas en la sección 489(a)(1) de la FAA. Adjuntas a este informe se encuentran las justificaciones para Bolivia, Birmania y Venezuela, como lo requiere la sección 706(2) (B). También he determinado que, conforme a las disposiciones de la sección 706 (3) (A) de la FRAA, la provisión de la ayuda de Estados Unidos a las instituciones democráticas de Venezuela y el continuo respaldo a los programas bilaterales en Bolivia, son vitales para los intereses nacionales de Estados Unidos.

Bajo el liderazgo del presidente Karzai, el gobierno de Afganistán ha logrado progresar en su lucha contra las drogas. No obstante, el narcotráfico continúa siendo una seria amenaza generalizada para el futuro de Afganistán, contribuyendo a una extensa corrupción pública, dañando el crecimiento económico legítimo, y alimentando la violencia y la insurgencia.

Para lograr que una estrategia antinarcóticos tenga éxito en Afganistán, es necesario mantener la seguridad, construir capacidad pública, lograr el apoyo local, y buscar alcanzar una estrategia activa conjunta en la lucha contra las drogas.

El cultivo de amapola continúa destacándose por la división que existe entre las provincias cada vez más libres de amapola en el norte y las regiones dominadas por la insurgencia en el sur. A través de una voluntad política, y empleando una mezcla de incentivos y desincentivos, los gobernadores de importantes provincias del norte como Badakhshan y Nangarhar han disminuido significativamente el cultivo de amapola.

Inspirado en el modelo de Nangarhar, el nuevo gobernador de la provincia sur de Helmand tomó medidas enérgicas para llevar a la práctica la primera campaña verdaderamente seria contra las drogas. Los esfuerzos de control de drogas en esta área de grandes cultivos de amapola se han visto duramente frustrados por los centros de poder talibán. En 2007 la Provincia de Helmand cultivó más de la mitad de los cultivos ilícitos de amapola de Afganistán.

Las difíciles condiciones de seguridad impiden las operaciones antinarcóticos, sobre todo en las provincias del sur y el suroeste del país, donde la insurgencia y el crimen organizado predominan, y dónde se cultiva más del 85 por ciento de la amapola afgana.

Hay que enfrentar la corrupción relacionada con las drogas en Afganistán, uno de los problemas de mayor intransigencia en el país, sobre todo a nivel de gobiernos provinciales y de distrito. La corrupción y las drogas ilícitas en Afganistán amenazan con socavar todo aspecto de los esfuerzos que el país realiza por crear una infraestructura económica sostenible y una democracia que funcione.

Estados Unidos goza de una estrecha cooperación con Canadá en varios aspectos de la ejecución de las leyes. Nuestras dos naciones enfrentan serios desafíos con el flujo bidireccional de drogas que cruza ambas fronteras. Si bien Canadá es un país principalmente consumidor, es también un productor importante de marihuana de alta potencia y se ha convertido en el principal país origen del MDMA (3,4-metilendioximetanfetamina) o éxtasis, disponible en Estados Unidos. Además, Canadá sirve de tránsito o punto de desvío para los químicos precursores y fármacos sin receta médica utilizados para producir drogas sintéticas ilícitas, sobre todo el MDMA.

Aunque el uso de las metanfetaminas ha disminuido en Estados Unidos, debido en parte a los esfuerzos realizados por las autoridades canadienses para disminuir el desvío de los precursores químicos, la producción de la metanfetamina final está incrementando en Canadá y podría llevar a un mayor suministro en Estados Unidos. Canadá busca una nueva Estrategia Nacional Antidrogas que se centre en estrategias comprobadas para disminuir el consumo de drogas y disuada el narcotráfico. Estados Unidos y Canadá continúan trabajando productivamente en operaciones de seguridad que interrumpan las actuales operaciones de contrabando a lo largo de la frontera.

La creciente expansión del narcotráfico en América Central se ha convertido en todo un reto por la capacidad limitada de la región para combatir el comercio de las drogas y el crimen organizado. Nos preocupa en particular la creciente presencia de organizaciones narcotraficantes en América Central, que huyen de regímenes antinarcóticos más fuertes en otros lugares, sobre todo en México y Colombia. Con frecuencia y sin impedimentos, los traficantes emplean las extensas líneas costeras de América Central para sus envíos marítimos de drogas ilícitas. A pesar de que se ha habido importantes incautaciones, un alto porcentaje de las drogas que transitan por América Central no son detectadas ni incautadas.

La batalla armada que se libró en marzo de 2008 entre algunas de las organizaciones de narcotraficantes en Guatemala es señal de que las organizaciones delictivas, como el cartel de Sinaloa, intentan reforzar su territorio de narcotráfico en América Central. En 2008, Guatemala aprobó nuevas leyes contra el crimen organizado y de extradición. A pesar de que estas acciones son alentadoras, Guatemala debe trabajar con mayor agresividad para aplicar estas medidas, y los países vecinos deben redoblar sus esfuerzos prácticos para aplicar las reformas adoptadas que buscan combatir la actividad delictiva.

A Estados Unidos lo alienta el compromiso del Sistema de Integración Regional hacia una respuesta regional, como el de compartir inteligencia antinarcóticos. Para lograr que una estrategia antinarcóticos tenga éxito en Centroamérica, es crucial ejecutar la creación de una institución regional cohesiva y realizar mejoras en la aplicación y ejecución de la ley. Esperamos seguir trabajando con Guatemala, y otras naciones centroamericanas, para respaldar los programas antinarcóticos y el imperio de la ley bajo la nueva Iniciativa Mérida.

El gobierno de Ecuador se compromete a proteger sus fronteras y su territorio contra el tráfico de drogas y otros delitos trasnacionales. La creciente presencia de las fuerzas de seguridad ecuatorianas en sus esfuerzos por combatir la droga, ofreció un elemento más disuasivo contra la producción y el tráfico de drogas. La identificación de las nuevas tendencias de tráfico y un incremento en el número de personal e inspecciones en todos los puertos aéreos, terrestres y marítimos, también están ayudando a inhibir el tráfico de drogas. Con la aplicación de un sistema de rastreo de naves, Ecuador está expandiendo esta capacidad utilizándola con mayor efectividad como herramienta para trabajar con naciones alidadas. La habilidad del país para identificar la nacionalidad de las naves es de principal preocupación, puesto que una considerable cantidad de cocaína con destino a Estados Unidos se ha detectado a bordo de naves con bandera ecuatoriana

Los países de África occidental han surgido como importantes centros de tránsito para la cocaína de los Andes que traficada a través de Venezuela y Brasil, con destino a los mercados europeos. Este tráfico está socavando las ya frágiles instituciones de países de la región. Los narcotraficantes han enfocado sus actividades ilícitas en Guinea-Bissau, pero últimamente han extendido sus operaciones hacia el sur, a Ghana. La presencia de narcotraficantes latinoamericanos, y las grandes cantidades de cocaína traficada, sugieren que los narcocriminales pueden ejercer las prerrogativas de naciones soberanas en estos dos países. Por mucho tiempo África occidental ha sido el centro de tránsito de redes criminales ilícitas. Los estados de África occidental carecen de los recursos para contrarrestar los esfuerzos de las organizaciones de narcotraficantes cuyas actividades amenazan la estabilidad de dichos países y el bienestar de su gente.

Los donantes y las organizaciones internacionales trabajan para asistir a los gobiernos en sus esfuerzos antinarcóticos. Respaldamos estos esfuerzos para preservar y proteger la estabilidad y el crecimiento positivo en esta región.

Nigeria, un importante país de tránsito de drogas ilícitas con destino a Estados Unidos, continúa haciendo progresos en la lucha contra las drogas y ha cooperado eficientemente con Estados Unidos en casos relacionados con el lavado de dinero. Desde que inició operaciones en 2005, la Unidad de Inteligencia Financiera Nigeriana ha investigado numerosos informes sobre transacciones sospechosas que han resultado en importantes condenas por la comisión nigeriana que investiga delitos económicos y financieros (EFCC). No obstante, recientes acontecimientos ocurridos en Nigeria plantean la inquietud de si la EFCC continuará siendo una agencia anticorrupción efectiva. Desde hace años, el gobierno de Estados Unidos tiene solicitudes de extradición pendientes en Nigeria, y le preocupa que las prácticas y los procesos de extradición de Nigeria continúen siendo un obstáculo para la efectividad de esta esencial herramienta para la aplicación de la ley en la lucha contra las drogas. Nos alegra saber que el uso que Nigeria le ha dado a los cuatro escáneres corporales donados por Estados Unidos, ubicados en sus cuatro principales aeropuertos internacionales, ha llevado al arresto de numerosos narcotraficantes. Además, apoyamos plenamente la cooperación reciente de la Agencia Nacional de Ejecución de la Ley en operaciones regionales de búsqueda e incautación.

El gobierno de India mantiene un fuerte antecedente de regular, vigilar y controlar su producción y proceso de distribución lícita de opio. India introdujo métodos de alta tecnología para controlar el cultivo de cultivadores de opio autorizados. En este sentido, India debe continuar refinando sus medidas de control para protegerse contra el continuo problema del desvío a mercados ilegales de los cultivos lícitos de opio para producción de productos farmacéuticos. A Estados Unidos le continúa preocupando la producción ilícita de la amapola de opio en ciertas partes del país, como Bengala occidental y el estado de Uttaranchal a lo largo de la frontera entre India y China, que solía pensarse estaba libre de este tipo de cultivos. No obstante, en el último año, el país ha destruido áreas sustanciales de cultivos ilícitos de amapola. El gobierno de India también debe continuar investigando los casos de producción ilícita de amapola y, según sea el caso, llevar a los culpables ante la justicia. Estados Unidos, junto con otros gobiernos extranjeros y organizaciones internacionales, tiene una buena relación de trabajo con India en la interceptación del flujo de narcóticos que se trafica a lo largo de las fronteras de India.

De conformidad con la sección 706 de la FRAA, está autorizada y se le ordena informar de inmediato al Congreso de esta determinación y publicarla en el Registro Federal.

GEORGE W. BUSH

(termina el texto)


/
Archivos:  2003  2004  2005  2006  2007  2008  2009  2010  |  Sitio oficial