/
EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
Diplomático de carrera designado vicesecretario de Estado
Bush busca a su segundo director de inteligencia nacional fuera del gobierno

Washington – El presidente Bush designó el 5 de enero a dos experimentados funcionarios públicos para ayudar a conducir Estados Unidos, nombrando al almirante de la Marina (retirado) John McConnell para suceder al director de Inteligencia Nacional saliente, embajador John Negroponte, que cambiará ese puesto clave en inteligencia por el segundo cargo en importancia en el Departamento de Estado, donde ayudará a dar forma a la política exterior de Estados Unidos.

Bush explicó que Negroponte retorna al Departamento de Estado en un momento crucial para ayudar a liderizar y gestionar a quienes defienden los intereses estadounidenses en el mundo y ayudar en la coordinación con otras agencias federales que apoyan la estructura de la política exterior “para que Estados Unidos le hable al mundo con una sola voz”. El presidente comentó que el buen criterio del embajador, así como su experiencia en Iraq y en la guerra contra el terror “le convierten en un candidato excelente” para ser vicesecretario de Estado.

Bush solicitó al Senado que actuara rápido en las confirmaciones de Negroponte y McConnell. Elogió a McConnell – que dejará su posición de vicepresidente en la firma consultora Booz Allen Hamilton – por su intelecto, su carácter y su previa experiencia como director de la Agencia de Seguridad Nacional (1992-1996), una de las 16 agencias de inteligencia en el país.

Al hablar sobre su vuelta al servicio público, McConnell dijo que las amenazas presentes y futuras contra Estados Unidos “se están moviendo cada vez más rápido y a través de fronteras geográficas organizativas” lo cual exige una mayor coordinación y respuesta de la comunidad de inteligencia.

Negroponte agradeció la nominación por el presidente y la describió como “la oportunidad de su vida”. Sus credenciales para servir como vicesecretario de Estado incluyen décadas de rotación en todo el mundo como funcionario del Servicio Exterior. Negroponte habla con fluidez griego, francés, español y vietnamita.

El diplomático de carrera ha servido en ocho países de Europa, América Latina y Asia. Fue asistente político del ex secretario de Estado Henry Kissinger en la década de los años 60. Después trabajó en la Casa Blanca como viceasesor de Seguridad Nacional cuando Colin Powell ocupaba el puesto de Asesor de Seguridad Nacional. Colin Powell también fue secretario de Estado durante el primer término de la administración de Bush.

Sin embargo, las acciones más recientes de Negroponte son las que añadirán valor a la posición de vicesecretario de Estado, que ha estado vacante desde el verano de 2006. Negroponte ha hablado con el presidente Bush todos los días para presentarle personal y diariamente el resumen presidencial de inteligencia.

El veterano diplomático sirvió como embajador de Estados Unidos en Iraq en 2004, supervisando la creación de una plantilla para la embajada en Bagdad después de la invasión aliada que derrocó del poder a Saddam Hussein. En un discurso de 2005 al Consejo de las Américas para Asuntos Mundiales Negroponte comentó que ese tiempo su objetivo fue mejorar las destrezas de las fuerzas de seguridad iraquíes para que pudieran adquirir una mayor responsabilidad en “la defensa de su propio país, lo que en última instancia conllevaría la posibilidad de reducir nuestra presencia y eventualmente replegar nuestro ejército de aquél país”.

En su evaluación anual de amenazas presentada al Congreso en 2006, el director de la inteligencia nacional advirtió que si los yijadistas de Iraq frustrasen los esfuerzos que el gobierno iraquí hace “para establecer un ambiente de seguridad y políticamente estable, podrían asegurarse una base operativa en Iraq e inspirar a los simpatizantes en otras localidades para que pasaran de los ataques retóricos a los atentados contra naciones vecinas en Oriente Medio, Europa e incluso Estados Unidos”.

Negroponte también utilizó su posición para destacar su preocupación sobre la proliferación de armas. Advirtió contra la posibilidad de que Corea del Norte produjera material de fisión que pueda terminar en manos de terroristas. Sin embargo, elogió la iniciativa internacional de seguridad y proliferación que intenta interceptar la expansión de armas de destrucción masiva o de componentes asociados a las mismas y sus sistemas de entrega y uso.

AMPLIA EXPERIENCIA DE GESTIÓN

Negroponte llegó a ser el primer jefe de inteligencia nacional en mayo de 2005. Obtuvo experiencia adicional gestionando una plantilla de más de 500 personas y supervisó los presupuestos de todas las agencias de inteligencia civiles y militares. Utilizó su posición para aplicar una agenda de reforma de la inteligencia.

También sirvió como embajador de Estados Unidos ante las Naciones Unidas (2001-2004) en el momento de iniciación de la invasión de Iraq en 2003. Antes fue embajador en Honduras (1981-1985), México (1989-1993) y Filipinas (1993-1996).

El portavoz del Departamento de Estado Sean McCormack describió a Negroponte como “un diplomático de diplomáticos” así como un individuo con criterio excelente, amplia experiencia en Washington y en el extranjero, y alguien que conoce la comunidad internacional y es respetado por sus miembros.

El Senado debe confirmar la nominación del vicesecretario de Estado, segundo después de la secretaria Condoleezza Rice. Negroponte ya ha pasado por este proceso con éxito anteriormente. Los artículos sobre su persona le describen como alguien práctico y realista en cuanto a la política exterior: ha servido en ambas administraciones, republicana y demócrata, y dos veces en diferentes administraciones Bush.

En el sitio electrónico de la Casa Blanca se puede consultar, en inglés, la transcripción del anuncio hecho por Bush así como los comentarios hechos por Negroponte y McConnell.

Jacquelyn S. Porth
Redactora del Servicio Noticioso desde Washington

 
###
 

Publicado: 6 de enero de 2007